Si lo que quieres es agrandar tus zapatos tienes un par de días para lograrlo, lo ideal es que uses unas cuantas hojas de papel periódico. Las debes enrollar como una pelota y sumergirlas en un poco de alcohol, después introducirlas dentro de tu zapato cuidando que no se deformen. Deja el papel un par de días hasta que seque, después tus zapatos te quedarán perfectos.


Si siempre has apostado por zapatos planos y lucido tus sneakers con orgullo, recuerda que para iniciarse es mejor aumentar la altura de tus tacones gradualmente. Recuerda que no hay nada peor que unos zapatos de tacón demasiado pequeños, así que tómate tu tiempo a la hora de comprarte unos nuevos. Recuerda que para caminar correctamente (y sin dolor), debes elegir la altura adecuada. 

Parte del problema con tacones altos está obligando a todo su peso sobre los dedos del pie. Una buena manera de aliviar el dolor causado por esto es utilizar los resultados, que se pueden comprar, para aliviar la presión. Almohadillas de las patas de los metatarsianos llamados, se deslizan en el zapato, en las puntas de los pies. Proporcionan un cojín y también paran los pies se deslicen hacia adelante y crujir los dedos del pie.
Unos zapatos de tacón alto pueden hacer mucho por nuestras piernas: parecen más largas y tonificadas y, como resultado, la silueta se estiliza. Vamos, que conseguimos en un momento una versión 2.0 de nosotras mismas. Pero… como en todo, no hay premio sin sacrificio: después de unas horas subidas a los tacones podemos dejar de sentir los pies (literalmente). ¿Se puede llevar tacones sin dolor? La respuesta es sí. En nuestra galería de imágenes puedes encontrar los modelos de zapatos y tacón más cómodos, pero toma nota también de estos trucos para elegir y llevar zapatos de tacón sin dolor y con estilo:
Unos zapatos de tacón alto pueden hacer mucho por nuestras piernas: parecen más largas y tonificadas y, como resultado, la silueta se estiliza. Vamos, que conseguimos en un momento una versión 2.0 de nosotras mismas. Pero… como en todo, no hay premio sin sacrificio: después de unas horas subidas a los tacones podemos dejar de sentir los pies (literalmente). ¿Se puede llevar tacones sin dolor? La respuesta es sí. En nuestra galería de imágenes puedes encontrar los modelos de zapatos y tacón más cómodos, pero toma nota también de estos trucos para elegir y llevar zapatos de tacón sin dolor y con estilo:
Una colección de modelos urbanos y elegantes que se apoyan sobre un tacón actual de estilo actual y altura contenida, y como novedad plantilla extraíble lo que es toda una novedad en zapatos de esta altura, pensados para una mujer sofisticada y moderna que necesita un calzado de uso diario, que estilice sus pies y no produzca fatiga. Todos ellos están fabricados con materiales de primera calidad.
Pero que nadie te engañe: TODAS tenemos el mismo problema, aguantar sin rendirnos ante el dolor que supone muchas horas subidas a este altar. Para alargar la resistencia de cada una hay trucos, accesorios… ¡y hasta operaciones para solucionar el problema! ¿Sabías que el Loub Job (un dudoso honor hacia el nombre del célebre zapatero Christian Loubutin y sus incomodos zapatos) es una popular intervención que consiste en inyectar ácido hialurónico en la planta del pie para poder resistir sus Pigalle de 12 centímetros sin plataforma, claro?

También conocida como “segunda piel”, “la piel de topo” no es cuero del animal (afortunadamente) sino que franela de algodón suave con forro adhesivo. Se vende en láminas y la puedes encontrar en la mayoría de las farmacias o pedirla a medida para tus pies. Se amolda a tus pies mejor que los vendajes y a diferencia de estos no se saldrá a mitad de la jornada.
Si estás dispuesta a sacrificar un poquito de altura por la oportunidad de caminar con soltura, te recomendamos la posibilidad de acortar un poco el taco. Por unos 15 dólares las zapaterías especializadas en Nueva York pueden cortar una porción de la punta. Según uno de los dueños de estas tiendas, Steve, lo máximo que sacan es “una pulgada”. Más allá de eso te haría notar la diferencia al caminar.
"Los tacones deben ser muy altos para poner la belleza de la mujer en un pedestal", decía Vivienne Westwood. Con una declaración así, ¿cómo nos vamos a resistir? Los zapatos con tacón de aguja son el compañero más fiel de los looks de fiesta. Estilizan, nos elevan el culete como si en los últimos meses nos hubiéramos matado en el gimnasio haciendo sentadillas y nos suben la moral. Nos sentimos más atractivas con ellos a pesar de que sabemos que nuestra relación está más abocada al fracaso que la de 'Romeo y Julieta'.
×