Tras el uso de unos zapatos de tacón, también hay ciertos ejercicios que aliviarán las molestias y reducirán el efecto que puedan tener a medio plazo. Por ejemplo, masajear la planta del pie con una pelota para "descomprimir la fascia plantar (una banda elástica que tenemos en la planta del pie) y aliviar así la presión, o realizar estiramientos de los gemelos y de la zona lumbar". Entre estos consejos de los expertos también hay hueco para una medida tradicional: los baños con agua caliente y agua fría. “El contraste de temperaturas nos ayudará a reducir la inflamación después de llevar tacones”, afirma Montse Martínez antes de recomendar, también, olvidarnos de los zapatos altos durante unos días. “Un calzado ancho, con no más de dos o tres centímetros de tacón y una buena mortiguación en la suela" será, según ella, una mejor opción.
2-. Haz trampa. Si el dolor en la planta del pie –mejor conocida como metatarso- es insostenible, entonces amarra con una cinta el tercer y cuarto dedo del pie, contando desde el pulgar. Entre estos dos dedos existe un nervio que se activa cuando se presiona, generando un malestar profundo. Con este truco, le quitarás peso a esta parte del cuerpo, pero lo más recomendable es que si este dolor es muy fuerte, mejor optes por plataformas.
Da lo mismo si son mini, midi o maxi: la longitud del vestido con la que combines las sandalias de tacón alto no tiene límites. No hay ninguna prenda más femenina que el vestido. Está permitido todo lo que combina con los zapatos: vestidos de verano cortos y vaporosos, vestidos largos de noche y vestidos de tubo de lo más ajustado. Solamente existe una norma: cuanto más alto el tacón y más corto el vestido, más espectacular es el look.

No hay duda que usar taco alto le da a la mujer un toque extra de sensualidad. En tu guardarropa, entre tus accesorios de moda habituales, tiene que haber al menos un representante de este tipo de zapatos. Independientemente de la contextura o habilidades físicas que tengas, todas tenemos que practicar para usarlos con soltura, naturalidad y seguridad.
Como alternativa extrema siempre queda la cirugía. Estamos ante el truco menos recomendable, pero lo cierto es que existe un tipo de operación en la que se inserta grasa en el talón del pie (que se extrae de otras zonas del cuerpo como el vientre) y que hace un ‘efecto almohadilla’ permanente (al menos hasta que la grasa sea absorbida por el cuerpo y sea necesaria una nueva intervención). Este tratamiento quirúrgico se realiza en una hora y solo precisa de anestesia local.
Es increíble cuanto afecta la forma del zapato a tu comodidad. Por ejemplo, las plataformas reducen la distancia entre los extremos de tu propio pie, lo que hace que tu arco no se sobre-exija. Esto es especialmente bueno cuando estás imponiéndote con al menos 3 pulgadas de altura extra. Además, las puntas redondeadas son infinitamente más cómodas y mucho mejores para tus pies porque le permite a tus dedos no estar apretados ni doblados. Sin embargo, los zapatos con punta aguda pueden ser usados. Esto, siempre y cuando se angosten sin apretar a los dedos o, en otras palabras, que la punta esté mucho más allá que donde los dedos terminan.
3. Usa medias que absorban la humedad: si te diriges a un lugar con altas temperaturas y planeas caminar por un largo tiempo, los expertos recomiendan evitar las medias de algodón o de lana, las cuales tienden a absorber la transpiración y permanecer húmedas. Sin embargo, tampoco uses medias muy gruesas ya que causarían fricción. Esto se debe a que los pies tienden a hincharse en climas cálidos, lo que podría ocasionar ampollas donde normalmente no te saldrían. El Dr. Patel recomienda usar "calcetines de plata" que matan las bacterias y los hongos gracias a las partículas derivadas de la plata que están en el tejido.

  La altura del tacón: Una de las decisiones más personales que podemos tomar a la hora de elegir unos zapatos. La altura recomendada para que puedas lucirlo durante todo el día sin ninguna queja es 7 centímetros, pero ¡tú decides! Hay mujeres que pueden estar cómodas con tacones de más de 10 centímetros, mientras que hay otras que no pueden pasar de los 3 centímetros. Escoge los zapatos que te hagan sentir cómoda y femenina sin renunciar a unos centímetros de más.


4.-A prueba de ampollas. El desodorante no sólo es bueno para el sudor, también para evitar callos o ampollas. Y es que si lo aplicas en el zapato y en tus pies, evitarás la fricción que ejerce tu piel con el calzado. Ojo: este truco es como de cuento de hadas, pues dura aproximadamente cuatro horas. Las plantillas y geles adhesivos también son una buena opción para esto.
Un problema muy común de los zapatos de tacón recién estrenados es que la suela está tan nueva y pulida que resbala. A la altura del tacón tenemos que añadir los malabares para sujetar bien el pie y evitar caernos. Aquí van dos trucos que se utilizan en los desfiles de moda: Con cuidado, ralla la suela con un cuchillo o rocíala con laca (o las dos cosas). Se acabaron los resbalones, es hora de aguantar los tacones hasta llegar a casa.
Ojo, porque usar tacones no solo te deja las pantorrillas como las de las Barriguitas, también acorta los tendones de Aquiles. El problema de la reinserción a la vida en plano es que, cuando vuelves a poner el pie en un ángulo de 90 grados, la tensión en los tendones aumenta bastante y, al menos al principio, duelen un poco. Más aún en las personas que sufren de fascitis plantar –una inflamación del tejido que conecta el talón con los dedos de los pies–, que pueden ver las estrellas días después de abandonar las plataformas. 
Recordemos esas míticas frases: "Para presumir hay que sufrir" (Todo el mundo, siempre), y "Los tacones son un doloroso placer" (Christian Louboutin, tenía que vender tacones). Y ahora admitamos una realidad: los tacones destrozan los pies. Duelen. Matan. Torturan. Pero... Son TAN bonitos y quedan TAN bien... Y los llevamos. ¡Sí! Porque son bonitos, porque nos hacen más altas, ...
“Para evitar o reducir las lesiones, lo más aconsejable sería usar los tacones sólo de manera ocasional y reducir en la medida de lo posible la altura del tacón, ya que cuanto más alto sea, más afectadas se verán la distribución de cargas sobre el pie y la biomecánica del pie y la pierna”, explica la doctora Montse Martínez, vicepresidenta del Colegio de Podólogos de Galicia. Ella también afirma que algunas lesiones podrían prevenirse con “ejercicios que potencien la musculatura de los gemelos y de la zona lumbar para contrarrestar el efecto de los tacones sobre la postura”. Esta experta recomienda “caminar de puntillas o hacer secuencias de flexión y extensión de tobillo”, pero otras disciplinas que ayuden a fortalecer la espalda y las piernas (como el CrossHIIT) también ayudarán.
Este es sin duda un remedio original aunque muy efectivo. En la práctica, esta operación hace que la presión de los nervios se alivie entre los dedos de los pies, que es lo que causa el dolor en el antepié, es decir, la planta anterior del pie. Digamos que este truco hace que el dolor aparezca mucho más tarde de lo habitual y lo hace más llevadero. Pero este no es un verdadero milagro porque el dolor tarde o temprano aparecerá de todos modos, ¡al menos si no te quitas los zapatos primero!
A todas nos encanta comprar zapatos, pero odiamos estrenarlos por el dolor que nos suelen hacer al principio. Hasta que los zapatos cogen la forma de nuestro pie, suelen hacernos rozaduras, lo que provoca que nos dé pereza ponernos zapatos nuevos, aunque nos encanten. También está el calzado que, aunque no sea de estreno, cuando nos los pusimos por primera vez nos dimos cuenta de que eran incomodí ...
5.-Aprende a caminar. Dar un paseo en tenis es muy diferente que darlo en tacones. Por eso, borra lo que sabías de caminar –sí, así como lo lees-, y comienza con el mejor truco: mantén inmóvil tu cabeza hasta la cintura y sólo mueve tu cadera y piernas. A cada paso que des, primero comienza con el tacón y luego la punta; tu andar se volverá más natural y fácil.
Aquello de que 'el roce hace el cariño' se convierte en verídico con los tacones. Al principio caminas como un pato mareado y te duelen los gemelos como si no hubiese un mañana. Pero cuando aprendes a dominarlos, te sientes 'sexy', elegante, atractiva y, obviamente, más alta. Por no hablar del poderoso y sonoro 'clac-clac' que marca cada uno de tus pasos. "Aquí estoy yo", parece que sentencian. 
Chicas, os voy a dar un truco, que os va a servir mucho, PARA TACONES ALTOS, si lo que os duele, es tener de aguantar horas con los tacones altos, sonara un poco raro, pero poneros un salva slip, ( no una compresa, si no mucho mucho mas fina) i ponerla en la suela del zapato, donde hace la curva que es ahi donde duele y engancharla, asi lo que hace es que no se mueve, i al estar blandita, amortigua mas el pie, i por lo tanto no hace tanto daño, este truco me lo dijo una amiga, i aunque me quede muy extrañada lo prove i el dia de mi boda aguante perfectamente unos tacones de 14 centimetros, espero que os sirva.
Dato sensible: Se entiende por datos sensibles aquellos que afectan la intimidad del Titular o cuyo uso indebido puede generar su discriminación, tales como aquellos que revelen el origen racial o étnico, la orientación política, las convicciones religiosas o filosóficas, la pertenencia a sindicatos, organizaciones sociales, de derechos humanos o que promueva intereses de cualquier partido político o que garanticen los derechos y garantías de partidos políticos de oposición, así como los datos relativos a la salud, a la vida sexual, y los datos biométricos.
4. No uses los mismos zapatos todo el día: sabemos que llevar un par de zapatos adicional en tu bolso puede resultar un poco inconveniente por el espacio, pero, es un consejo que los podólogos hacen hincapié. "Si usa los mismos zapatos todo el día, pueden causar lesiones si no es apropiado para largos períodos de caminata o estar de pie por mucho tiempo", desveló el Dr. Sutera.
Este truco seguramente gustara mucho a la comunidad femenina,  especialmente aquellas que no quieren usar tacones altos por que les causa dolor en los pies.  Con el mismo se puede reducir el dolor y entumecimiento en los dedos, y evitar el caminar doloroso con un simple truco. Los tacones altos sin duda se convertirán en tu mejor amigo después de saber esto.
A veces la rozadura es un hecho sin remedio. En ese caso, cúrala y cúbrela con apósitos. En la medida de lo posible, no vuelvas a ponerte el tacón que te hizo daño hasta que se cure. Cuando eso suceda y te pongas de nuevo los tacones que te hicieron daño, unta la zona donde estaba la herida con un poco de vaselina clásica o con las barritas antirozaduras para poder aguantar los tacones y evitar que te lastimen.

Después de leer este artículo con todos estos consejos y de haber visualizado los dos vídeos que he escogido para ti, estoy segura que podrás conseguir caminar con tacones altos como si fueses toda una profesional experimentada con tacones. Estoy segura que podrás disfrutar de tus tacones y sobre todo, de tu estilo único y personal. ¿Ya sabes qué zapatos de tacón te quieres poner hoy?
Llena con agua dos bolsas de plástico pequeñas, ponlas dentro de los zapatos y guárdalos en el congelador. El tamaño de las bolsas aumentará cuando el agua se solidifique y los zapatos cederán. Además, al ponértelos su forma se irá adaptando a la de tu pie (con el plus del efecto frío para mejorar la circulación). Otra variante es sustituir las bolsas de agua por papel periódico.
"Los tacones deben ser muy altos para poner la belleza de la mujer en un pedestal", decía Vivienne Westwood. Con una declaración así, ¿cómo nos vamos a resistir? Los zapatos con tacón de aguja son el compañero más fiel de los looks de fiesta. Estilizan, nos elevan el culete como si en los últimos meses nos hubiéramos matado en el gimnasio haciendo sentadillas y nos suben la moral. Nos sentimos más atractivas con ellos a pesar de que sabemos que nuestra relación está más abocada al fracaso que la de 'Romeo y Julieta'.
×