13. Designación. DAFITI designa al departamento de servicio al cliente o quien haga sus veces, para cumplir con la función de protección de Datos Personales, así como para dar trámite a las solicitudes de los Titulares, para el ejercicio de los derechos de acceso, consulta, rectificación, actualización, supresión y revocatoria a que se refiere la Ley 1581 de 2012, el Decreto 1377 de 2013 y la Política de Tratamiento de Datos Personales DAFITI.
Molestias leves o severas en los pies como hinchazón, callos o durezas, problemas más serios en los huesos como juanetes o dedos en garra, esguinces o incluso dolor de espalda son algunas de los riesgos que los taconazos tienen para la salud. Por supuesto, la única forma de evitar completamente los peligros es no abusar de los stilettos, pero los expertos recomiendan cómo deberían ser unos zapatos altos para minimizar los daños. “El tacón debe tener, como máximo, cinco centímetros y ha de ser ancho y preferiblemente de cuña”, recomienda el podólogo. Una suela de goma con amortiguación suficiente para reducir la agresión del impacto también es requisito en estos tacones con aval médico.
Si en el término de treinta (30) días hábiles, contados a partir de la fecha de envío de la comunicación a que hace referencia el literal a) anterior, el Titular no ha dado respuesta o no se ha contactado por cualquier medio con DAFITI para solicitar la supresión de sus datos personales, se podrá continuar realizando el Tratamiento de los datos. Se adjunta como Anexo 3 el formato de correo electrónico que se debe enviar a cada uno de los Titulares respecto de los cuales DAFITI posea información antes de la entrada en vigencia de la presente política.

- Ejercicios para fortalecer: si realizas ejercicios que estiren los músculos y los fortalezcan te será más fácil aguantar los tacones. Apoya la zona delantera de tus pies en un escalón y baja los talones sin caerte, ni separarte. Otra opción es ponerse de puntillas y estirarse hacia arriba o flexionar la pierna delantera mientras estiramos la trasera, para después cambiar la colocación de las piernas.


Recordemos esas míticas frases: "Para presumir hay que sufrir" (Todo el mundo, siempre), y "Los tacones son un doloroso placer" (Christian Louboutin, tenía que vender tacones). Y ahora admitamos una realidad: los tacones destrozan los pies. Duelen. Matan. Torturan. Pero... Son TAN bonitos y quedan TAN bien... Y los llevamos. ¡Sí! Porque son bonitos, porque nos hacen más altas, ...

Tienes una silueta increíble, pero “a costa de cargar de presión toda la región lumbar de la columna vertebral, así como los músculos encargados de estabilizarla”, explica en 'Women's Health' el quiropráctico neoyorquino Todd Sinett, quien advierte que algunas mujeres incluso pueden experimentar algo conocido como espondilolistesis, que ocurre cuando una vértebra se desliza hacia adelante sobre otra.
Si lo que quieres es agrandar tus zapatos tienes un par de días para lograrlo, lo ideal es que uses unas cuantas hojas de papel periódico. Las debes enrollar como una pelota y sumergirlas en un poco de alcohol, después introducirlas dentro de tu zapato cuidando que no se deformen. Deja el papel un par de días hasta que seque, después tus zapatos te quedarán perfectos.
Como alternativa extrema siempre queda la cirugía. Estamos ante el truco menos recomendable, pero lo cierto es que existe un tipo de operación en la que se inserta grasa en el talón del pie (que se extrae de otras zonas del cuerpo como el vientre) y que hace un ‘efecto almohadilla’ permanente (al menos hasta que la grasa sea absorbida por el cuerpo y sea necesaria una nueva intervención). Este tratamiento quirúrgico se realiza en una hora y solo precisa de anestesia local.
×