Es necesario que lo primero que tengas en cuenta es el mantener una buena postura, así podrás caminar con estilo y sin hacerte daño. Deberás asegurarte de que tienes el cuerpo relajado y los brazos sueltos en los lados, esto te ayudará a mantener el equilibrio. Tendrás que estar de pie, con la espalda recta, la cabeza alta y los pies hacia adelante.
El zapato debe sentirse cómodamente ajustado pero sin apretar ninguna zona y, sobre todo, debes sentirlo confortable en la planta del pie. Para que tus tacones cómodos sean un hecho, elige zapatos con talón algo estrecho para evitar presión de dedos al irse demasiado adelante del zapato y que haya un pulgar de ancho entre la punta del pie y la zona delantera del zapato.
Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.. Utilizamos cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Os recomiendo que agais caso al video son pasos basicos para evitar andra torpente con los tacones, pero aun así, llevarlos todo el tiempo que podais dentro de casa y las primeras veces que os lo pongais, intentad no andar muy rapido con ellos por las calles, dejad eso para cuando tengais experiencia. Tambien os recomiendo ottra cosa, mientras esteis en casa, practicad con los tacones mas altos que tengais, y así cuando salgais a la calle con unos muxo mas pekeños os resultará mas facil.
"Los tacones deben ser muy altos para poner la belleza de la mujer en un pedestal", decía Vivienne Westwood. Con una declaración así, ¿cómo nos vamos a resistir? Los zapatos con tacón de aguja son el compañero más fiel de los looks de fiesta. Estilizan, nos elevan el culete como si en los últimos meses nos hubiéramos matado en el gimnasio haciendo sentadillas y nos suben la moral. Nos sentimos más atractivas con ellos a pesar de que sabemos que nuestra relación está más abocada al fracaso que la de 'Romeo y Julieta'.
×