Aunque a muchas nos parezcan un refinado instrumento de tortura (nos incluimos en este grupo), las sandalias de tacón alto y tiras finas son una preciosidad que realzan y dan elegancia a cualquier pie. Para ir más cómoda con este tipo de calzado, apuesta por modelos con las tiras un poco más anchas y planas, ya que las que son redondas tipo cordón se clavan en la piel.
Y es que a la tortura de llevar el pie prácticamente de puntillas se puede sumar la de llevar los dedos apretados debido a la punta estrecha. Esto ocurre sobre todo con los stilettos. Para evitar la doble tortura, busca zapatos de tacón alto que tengan la zona del principio del empeine ligeramente abombada para que haya sitio para todos tus dedos (sí, la mayoría de las mujeres tenemos cinco dedos, aunque muchos fabricantes parecen haberlo olvidado).
Sin embargo, aguantarlos durante todo el día o la noche no resulta nada sencillo. Por eso, son muchas las veces que las mujeres prefieren recurrir a un zapato plano, renunciando a los beneficios que ofrecen un buen par de tacones. No obstante, existen decenas de trucos que harán que quites el miedo a esos preciosos stilettos que aún no te has atrevido a lucir. Aquí te proponemos 7 remedios infalibles.
Pero que nadie te engañe: TODAS tenemos el mismo problema, aguantar sin rendirnos ante el dolor que supone muchas horas subidas a este altar. Para alargar la resistencia de cada una hay trucos, accesorios… ¡y hasta operaciones para solucionar el problema! ¿Sabías que el Loub Job (un dudoso honor hacia el nombre del célebre zapatero Christian Loubutin y sus incomodos zapatos) es una popular intervención que consiste en inyectar ácido hialurónico en la planta del pie para poder resistir sus Pigalle de 12 centímetros sin plataforma, claro?
1) Si compras zapatos de tacón, intenta que te ajusten correctamente. Lógico ¿no?, pero, ¿cuántos zapatos de tacón tienes que te hacen resbalar los pies hacia delante, dejando un hueco en el talón de uno o dos centímetros y creando presión y dolor en el dedo gordo del pie?. Para evitar esto, hay que comprar zapatos que te ajusten y sujeten al pie, pero que no aprieten. Para ello tiene que ser cerrados y si son sandalias, que tengan tiras que se aten alrededor del tobillo.
Cuando colocas uno de estos en tus zapatos consigues dos cosas: la primera, se acabó el ir resbalándote cuando el pie suda, lo que es una sensación horrorosa y, además, sabemos que los demás lo notan, que es peor aún. Y lo segundo, evitarás malos olores en el zapato ya que el olor se impregnará en el salvaslip, de este modo solo tendrás que llegar a casa y tirarlo y tu calzado estará como nuevo.
4. No uses los mismos zapatos todo el día: sabemos que llevar un par de zapatos adicional en tu bolso puede resultar un poco inconveniente por el espacio, pero, es un consejo que los podólogos hacen hincapié. "Si usa los mismos zapatos todo el día, pueden causar lesiones si no es apropiado para largos períodos de caminata o estar de pie por mucho tiempo", desveló el Dr. Sutera.

Por allí hay un conocido dicho popular que dice “para ser bella, hay que ver estrellas” y por esta razón muchas mujeres los utilizan sin importar el dolor que les cause. El problema es que este tipo de zapato puede generar a largo plazo problemas de cadera y de espalda, pero eso se puede evitar. Hoy te enseñaremos un sencillo truco que eliminará el problema del dolor en los pies sin mucho esfuerzo.
Entre más altos sean los tacones, ¡más altos serán tu estilo y éxito! Y es que no sabemos el secreto detrás de este accesorio, pero desde el momento en que te los pones, tanto tu altura como tu actitud se elevan. ¡Incluso hasta mejoran la forma de tus piernas y figura! ¡Que las calles se conviertan en tu pasarela y conoce los mejores tips para ser una pro en el arte de los tacones! 

Recuerda que dar un descanso a tus pies es muy importante, así que cuando sea posible, siéntate. Sin embargo, no te quites los tacones, ya que tus pies pueden hincharse y volvérselos a poner será misión imposible (o tortura posible). Y no te preocupes, no estás sola. Las celebrities también se quitan los tacones siempre que pueden, como Tiffany Haddish y Maya Rudolph durante la gala de los premios Oscar 2018. 
×