Este truco seguramente gustara mucho a la comunidad femenina,  especialmente aquellas que no quieren usar tacones altos por que les causa dolor en los pies.  Con el mismo se puede reducir el dolor y entumecimiento en los dedos, y evitar el caminar doloroso con un simple truco. Los tacones altos sin duda se convertirán en tu mejor amigo después de saber esto.
Considera usar un modelo más bajo o más cómodo. Elige un tacón más estable, por ejemplo, plataformas, taco cuña o tacos anchos para darte mayor soporte y distribuir mejor el peso. Evita usar tacones en punta fina si tienes pies o dedos anchos. En su lugar, elige un zapato con punta redonda. También puedes comprar botas o tacones con hebillas a la altura de los tobillos para darte mayor soporte en dicha área.[3]
Este truco seguramente gustara mucho a la comunidad femenina,  especialmente aquellas que no quieren usar tacones altos por que les causa dolor en los pies.  Con el mismo se puede reducir el dolor y entumecimiento en los dedos, y evitar el caminar doloroso con un simple truco. Los tacones altos sin duda se convertirán en tu mejor amigo después de saber esto.

Los tacones siempre han sido considerados uno de los elementos más importantes dentro de las prendas de salir y de trabajo para las muejeres. Este tipo de calzado aporta sensualidad y atractivo a las mujeres que los usan, además es capaz de dar la ilusión de tener piernas mucho más larga. Su función principal es hacer el cuerpo de la mujer mucho más esbelto y alargado de lo que realmente es.


A veces la rozadura es un hecho sin remedio. En ese caso, cúrala y cúbrela con apósitos. En la medida de lo posible, no vuelvas a ponerte el tacón que te hizo daño hasta que se cure. Cuando eso suceda y te pongas de nuevo los tacones que te hicieron daño, unta la zona donde estaba la herida con un poco de vaselina clásica o con las barritas antirozaduras para poder aguantar los tacones y evitar que te lastimen.
Son los preferidos por el 89% de las españolas para acudir a fiestas o eventos. Y aunque las tendencias coinciden cada vez más en diseños que estilizan sin elevarnos a demasiados centímetros, los zapatos de tacón alto han protagonizado las frases más célebres de diseñadores como Roger Vivier, Coco Chanel o Manolo Blahnik. Sin embargo, mientras para muchas de nosotras el estilo se multiplica sobre unos stilettos, también aumentan las posibilidades de que nuestros pies y espalda sufran, a menos que se sigan algunas recomendaciones de los expertos. Sugerencias que por cierto, ponen en práctica algunas de las mujeres más deseadas del mundo. Meghan Markle, entre ellas.
LA TRIBUNA Online con su nueva plataforma de comentarios te ofrece la mejor interactividad, y una manera más fácil de fomentar la conversación entre sus usuarios. Para comentar únicamente necesitas tu correo electrónico y el nombre con el que quisieras realizar tu comentario, o si prefieres utiliza tu red social favorita. Nota: Los comentarios publicados en www.latribuna.hn no reflejan en ningún momento la opinión de DIARIO LA TRIBUNA.
PARÁGRAFO: Será obligación de DAFITI y en particular del área de marketing llevar registro y tener soporte de todas las autorizaciones emitidas por el Titular o en su defecto del envío de la comunicación a que hace referencia el literal c) del presente artículo. Todos los soportes deberán estar disponibles en todo momento mientras se lleve a cabo el Tratamiento de Datos Personales y cinco (5) años más. Para el almacenamiento DAFITI podrá emplear medios informáticos, electrónicos o cualquier otra tecnología.
Por allí hay un conocido dicho popular que dice “para ser bella, hay que ver estrellas” y por esta razón muchas mujeres los utilizan sin importar el dolor que les cause. El problema es que este tipo de zapato puede generar a largo plazo problemas de cadera y de espalda, pero eso se puede evitar. Hoy te enseñaremos un sencillo truco que eliminará el problema del dolor en los pies sin mucho esfuerzo.

Principio de confidencialidad:  Todas las personas que intervengan en el Tratamiento de Datos Personales están obligadas a garantizar la reserva de la información, inclusive después de finalizada su relación con alguna de las labores que comprende el tratamiento, pudiendo sólo realizar suministro o comunicación de datos personales cuando ello corresponda al desarrollo de las actividades expresamente autorizadas en la Ley.
Si, a pesar de todo, tus pies se resisten a aguantar los tacones, la cirugía también ha encontrado un posible remedio. Menos casero y más extremista que los anteriores, es el injerto de grasa en el talón, procedente de otra zona del cuerpo como el vientre o las nalgas. Esta grasa crea un efecto almohadilla en la planta considerablemente duradero. Además, la operación tiene una duración de sólo una hora y se realiza con anestesia local.

Son los preferidos por el 89% de las españolas para acudir a fiestas o eventos. Y aunque las tendencias coinciden cada vez más en diseños que estilizan sin elevarnos a demasiados centímetros, los zapatos de tacón alto han protagonizado las frases más célebres de diseñadores como Roger Vivier, Coco Chanel o Manolo Blahnik. Sin embargo, mientras para muchas de nosotras el estilo se multiplica sobre unos stilettos, también aumentan las posibilidades de que nuestros pies y espalda sufran, a menos que se sigan algunas recomendaciones de los expertos. Sugerencias que por cierto, ponen en práctica algunas de las mujeres más deseadas del mundo. Meghan Markle, entre ellas.
Una firma que recoge la esencia de la artesanía del calzado, añadiéndole un aire diferente, innovador y contemporáneo. Todos los modelos se fabrican en España y su equipo de diseño pone siempre especial interés a sus colecciones de novias, ya que son conscientes de la importancia que toda mujer da a los detalles y a la búsqueda de la perfección en uno de los días más emocionantes de su vida. Encontrarás desde diseños clásicos y refinados a otros más modernos y eclécticos, ofreciendo así diferentes estilos con el fin de atender a la diversidad y adaptarse a los gustos de cada novia.
Son los preferidos por el 89% de las españolas para acudir a fiestas o eventos. Y aunque las tendencias coinciden cada vez más en diseños que estilizan sin elevarnos a demasiados centímetros, los zapatos de tacón alto han protagonizado las frases más célebres de diseñadores como Roger Vivier, Coco Chanel o Manolo Blahnik. Sin embargo, mientras para muchas de nosotras el estilo se multiplica sobre unos stilettos, también aumentan las posibilidades de que nuestros pies y espalda sufran, a menos que se sigan algunas recomendaciones de los expertos. Sugerencias que por cierto, ponen en práctica algunas de las mujeres más deseadas del mundo. Meghan Markle, entre ellas.

Según un reciente estudio en el que se analizó la postura y el caminar de las asistentes de vuelo de unas aerolíneas de Corea del Sur, el uso regular de tacones altos conduce a desequilibrios en la fuerza y tensión de los músculos que rodean los tobillos, lo que se traduce en que estos sean inestables y tengamos peor equilibrio. Según los investigadores, usar zapatos planos hace que los mencionados músculos trabajen adecuadamente, lo que proporciona una mejor estabilidad del tobillo y del equilibrio en general. Quien te dijo que con tacones andabas más recta, claramente se tragó la creencia popular.  
Si tus zapatos de tacón son de lo más alto, apuesta por las plantillas y almohadillas especiales de silicona que se colocan en una de las partes del zapato y alivian las molestias provocadas por los tacones. Recuerda que unos tacones con plataforma siempre serán más cómodos. Y durante el verano apuesta por unas cuñas o alpargatas de cuña para disfrutar de los días (y noches) sin sufrir. 
Llena con agua dos bolsas de plástico pequeñas, ponlas dentro de los zapatos y guárdalos en el congelador. El tamaño de las bolsas aumentará cuando el agua se solidifique y los zapatos cederán. Además, al ponértelos su forma se irá adaptando a la de tu pie (con el plus del efecto frío para mejorar la circulación). Otra variante es sustituir las bolsas de agua por papel periódico.
Recuerda que dar un descanso a tus pies es muy importante, así que cuando sea posible, siéntate. Sin embargo, no te quites los tacones, ya que tus pies pueden hincharse y volvérselos a poner será misión imposible (o tortura posible). Y no te preocupes, no estás sola. Las celebrities también se quitan los tacones siempre que pueden, como Tiffany Haddish y Maya Rudolph durante la gala de los premios Oscar 2018. 
“Para evitar o reducir las lesiones, lo más aconsejable sería usar los tacones sólo de manera ocasional y reducir en la medida de lo posible la altura del tacón, ya que cuanto más alto sea, más afectadas se verán la distribución de cargas sobre el pie y la biomecánica del pie y la pierna”, explica la doctora Montse Martínez, vicepresidenta del Colegio de Podólogos de Galicia. Ella también afirma que algunas lesiones podrían prevenirse con “ejercicios que potencien la musculatura de los gemelos y de la zona lumbar para contrarrestar el efecto de los tacones sobre la postura”. Esta experta recomienda “caminar de puntillas o hacer secuencias de flexión y extensión de tobillo”, pero otras disciplinas que ayuden a fortalecer la espalda y las piernas (como el CrossHIIT) también ayudarán.
Si estás dispuesta a sacrificar un poquito de altura por la oportunidad de caminar con soltura, te recomendamos la posibilidad de acortar un poco el taco. Por unos 15 dólares las zapaterías especializadas en Nueva York pueden cortar una porción de la punta. Según uno de los dueños de estas tiendas, Steve, lo máximo que sacan es “una pulgada”. Más allá de eso te haría notar la diferencia al caminar.
Qué descanso, ¿verdad? No solo eso: no te haces ni la menor idea del bien que conseguirás para la salud de tus pies, tus piernas, tu espalda e incluso tu bolsillo. Por si aún no te has decidido del todo a descender unos centímetros, toma nota de los beneficios reales que disfrutarás al quitarte los elevados zapatos. Vamos, que ni Cenicienta regresaría a por el maldito tacón extraviado, por muy macizo que estuviese el príncipe. 

1. Camina dando pequeños pasos y apoyando primero el talón y luego los dedos. Parece obvio (y lo es), pero uno de los errores que contribuye a que los tacones nos resulten incómodos es que, a veces, tenemos tendencia a caminar como si lo hiciéramos con bailarinas. Si sigues la pauta adecuada, conseguirás también mantener el equilibrio y la postura correcta.
Por allí hay un conocido dicho popular que dice “para ser bella, hay que ver estrellas” y por esta razón muchas mujeres los utilizan sin importar el dolor que les cause. El problema es que este tipo de zapato puede generar a largo plazo problemas de cadera y de espalda, pero eso se puede evitar. Hoy te enseñaremos un sencillo truco que eliminará el problema del dolor en los pies sin mucho esfuerzo.
Al día siguiente, sí, al día siguiente estaba tan envalentonada y decidí pasar el día con esos tacones. Esta iba a ser la prueba de fuego. Todavía no había llegado el frío entonces fue una experiencia de lo más placentera. Hice todos los trámites del día caminando. Siempre los hago caminando, pero ni en un millón de años se me hubiese ocurrido hacerlos subida a mis taconcitos.
×