A la hora de buscar estilo y elegancia, no hay nada mejor que un magnífico par de zapatos de tacón alto. Aunque los tacones hacen que tus piernas se vean más largas y tu cuerpo se vea más delgado, también son dolorosos y más aún si no estás muy acostumbrada a llevarlos. Descubre algunas de las maneras simples de hacer tus zapatos de tacón más cómodos y así hacer tu día mucho más agradable.


Para evitar el dolor en la planta del pie causado por los tacones altos, une los dedos corazón y anular con un poco de esparadrapo. ¿Por qué? Hay un nervio que se divide en dos entre los dedos de los pies y que provoca dolor cuando se ejerce presión sobre él (como el peso del cuerpo cuando caminamos con zapatos de tacón alto, por ejemplo). Al juntar estos dos dedos se elimina la tensión del nervio, lo que permite una mayor comodidad… Y bailar toda la noche.
Truco: llena con agua dos bolsas de plástico pequeñas (por ejemplo las específicas para congelados), ponlas dentro de los zapatos y guárdalos en el congelador. El tamaño de las bolsas aumentará cuando el agua se solidifique y los zapatos cederán. Además, al ponértelos su forma se irá adaptando a la de tu pie (con el plus del efecto frío para mejorar la circulación). Otra variante es sustituir las bolsas de agua por papel de periódico.
Considera usar un modelo más bajo o más cómodo. Elige un tacón más estable, por ejemplo, plataformas, taco cuña o tacos anchos para darte mayor soporte y distribuir mejor el peso. Evita usar tacones en punta fina si tienes pies o dedos anchos. En su lugar, elige un zapato con punta redonda. También puedes comprar botas o tacones con hebillas a la altura de los tobillos para darte mayor soporte en dicha área.[3]
En el supermercado la gente me miraba raro y confieso que me reía por dentro porque cargar bolsas con tacones es algo que no se ve todos los días. Tres horas más tarde volví a casa y no me dolían los pies. Casi no daba crédito a lo que sucedía y pensé que tal vez era porque esos zapatos siempre fueron cómodos, dentro de lo cómodo que puede ser un stiletto (aclaro que elegí este modelo de zapatos porque son los más incómodos y difíciles de caminar de todos).
Exacto, algo muy doloroso y molesto que suele producirse dentro del proceso general de envejecimiento como consecuencia de que los huesos, las articulaciones y los ligamentos de la columna vertebral se debilitan y no son capaces de mantenerte alineada. Pero ¡eh! Esto sucede a partir de los 65 años porque el cuerpo empieza a decir: "Hasta aquí hemos llegado". No a los 35 porque uses zapatos de 15 centímetros, ¡por el amor de dios!
Lo que más importa cuando caminas con tacones es que tengas confianza contigo misma para poder demostrar al mundo lo hermosa que eres con y sin tacones. Puedes fingir esta confianza el tiempo que sea necesario mientras caminas con tacones con los trucos que estás encontrando en este artículo. Recuerda que la mujer más bella es la que más confía en sí misma.

Hola chicas!!! Yo soy adicta a los tacones, y lo del dolor de pies yo creo ke no se puede evitar, si estas mucho tiempo en tacones, te acabaran doliendo los pies, pero podemos aliviar la situación, venden unas punteras en las tiendas de ropa interior, ke son como de medias pero con la suela de esponja, entonces al echar el peso en la parte delantera del zapato, cae sobre la esponja y no sobre la parte dura del tacon, y otro truco, es antes de estrenarlos meterlos en una bolsa de plástico con un nudo y al congelador durante una noche, asi pierden un poco la rigidez de los zapatos nuevos pero no se estropean, BESOS
Ya lo decía Christian Louboutin, “los tacones son un doloroso placer”. Aunque los pies no estén genéticamente diseñados para caminar sobre zapatos altos y la mayor parte de las veces su uso produce nocivas consecuencias (dolor, hinchazón, ampollas o rozaduras), lo cierto es que miles de mujeres (incluso hombres) a lo largo y ancho del globo terráqueo luchan a diario con tacones de vértigo. Por suerte, existen una serie de consejos y trucos que ayudan a disminuir la incomodidad de subirse a las alturas:
Considera usar un modelo más bajo o más cómodo. Elige un tacón más estable, por ejemplo, plataformas, taco cuña o tacos anchos para darte mayor soporte y distribuir mejor el peso. Evita usar tacones en punta fina si tienes pies o dedos anchos. En su lugar, elige un zapato con punta redonda. También puedes comprar botas o tacones con hebillas a la altura de los tobillos para darte mayor soporte en dicha área.[3]
Accesorios Bodas Cabello Cabello largo Capas Colecciones Colores Consejos Cortes de pelo Cómo vestir Dietas Diseño de uñas Día de San Valentín Ejercicios Fiestas Gorditas Manicure Manualidades Maquillaje Maquillaje de ojos Maquillaje para Novias Maquillajes Moda Ojos Ojos marrones Otros Outfits Pareja Paso a paso Peinados Peinados de novia Peinados en capas Peinados recogidos Pelo corto Pelo largo Piel Primavera Salud Trajes Trenzas Tutoriales Uñas Verano Vestidos Zapatos
×