Cuando te mires unos zapatos de tacón comprueba que se mantienen de pie por sí solos… Parece una tontería, pero hay taconazos que cuando los dejas solos en el suelo y les das un ligero toque en la zona del talón tiemblan y se tambalean, o incluso se caen. O sea que, aunque la dependienta te mire raro, antes de probártelos, déjalos en el suelo y dales un pequeño toque con el dedo para comprobar su estabilidad. Si no tiemblan, la horma es buena.
Si estás dispuesta a sacrificar un poquito de altura por la oportunidad de caminar con soltura, te recomendamos la posibilidad de acortar un poco el taco. Por unos 15 dólares las zapaterías especializadas en Nueva York pueden cortar una porción de la punta. Según uno de los dueños de estas tiendas, Steve, lo máximo que sacan es “una pulgada”. Más allá de eso te haría notar la diferencia al caminar.

3. Ámbito de aplicación. Este manual se aplicará al tratamiento de los datos de carácter personal que recoja, administre y maneje DAFITI de sus empleados, clientes, aliados, proveedores, empleados de sus contratistas y/o demás terceras personas con las cuales tengan cualquier tipo de relación de acuerdo a lo establecido en la Ley 1581 de 2.012 y el Decreto 1377 de 2013.
También es muy importante que tus zapatos sean de calidad y que no estén flojos. Antes de comprar unos zapatos de tacón deberás asegurarte que el tacón esté fuerte, que tengas un buen respaldo y que el material sea confortable. Pero lo más importante de todo es que sientas que tienes el pie bien sujeto todo el tiempo sin que exista ningún tipo de fricción que pueda causarte heridas. A veces comprar plantillas de gel es una buena idea para poder sentir más comodidad.
Cuando colocas uno de estos en tus zapatos consigues dos cosas: la primera, se acabó el ir resbalándote cuando el pie suda, lo que es una sensación horrorosa y, además, sabemos que los demás lo notan, que es peor aún. Y lo segundo, evitarás malos olores en el zapato ya que el olor se impregnará en el salvaslip, de este modo solo tendrás que llegar a casa y tirarlo y tu calzado estará como nuevo.
Independientemente de que seas gorda o delgada, el hecho es que cuando te pones tacones, el centro de gravedad de tu cuerpo se desplaza hacia delante. Como explica la podóloga Krista Archer, esta inclinación antinatural se traduce en una tensión adicional en los tendones y ligamentos de las rodillas. ¿Te duelen a menudo? Has tenido suerte porque, en tu caso, no tienes que abandonar las maratones ni el deporte, simplemente usar zapatos planos. 
A no todas las mujeres les sientan bien los mismos zapatos, por lo que es necesario que tengas en cuenta cuáles son mejores para ti y con cuáles te sientes más cómoda al caminar con tacones. De esta manera, si sabes escoger los zapatos que te sientan bien y que además te hacen sentir bien, podrás acabar la noche sin ampollas en tus pies y sin tener que llevar los zapatos planos en el bolso.

2. Descripción General: DAFITI, de conformidad con lo dispuesto en la Constitución Política de Colombia, la Ley 1581 de 2.012, el Decreto Reglamentario 1377 de 2.013 y demás disposiciones complementarias, adopta la Política de Tratamiento de Datos Personales, la cual será aplicada por DAFITI respecto de la recolección, almacenamiento, uso, circulación, supresión y de las diferentes actividades que constituyan tratamiento de datos personales (En adelante “El Responsable”).
Pongámonos en situación. Ya has seguido todos los trucos y consejos anteriores y te subes al tacón con la idea de estar unas cuantas horas con ellos. En ese caso, intenta no parar. No hay nada peor que estar parada con unos zapatos altos que no se aguantan. Ve descargando el peso alternativamente sobre uno u otro pie. Y si no hay más remedio que estar parada, intenta al menos que el peso de tu cuerpo recaiga en lo posible en la zona de los tacones.
No necesitas ser fan del programa Next Top Model para saber que Tyra Banks sabe cómo caminar con tacos. Algunas de las reglas que usa son: recuerda que no estás en ropa deportiva y que tu postura es esencial para agregarle fluidez a tu caminar. La forma correcta requiere que tengas la columna y la cabeza rectas, como si pendieras de una cuerda. Al caminar usa tus caderas para desplazar y elevar tus piernas hacia el centro con cada paso que das.
- Ejercicios para fortalecer: si realizas ejercicios que estiren los músculos y los fortalezcan te será más fácil aguantar los tacones. Apoya la zona delantera de tus pies en un escalón y baja los talones sin caerte, ni separarte. Otra opción es ponerse de puntillas y estirarse hacia arriba o flexionar la pierna delantera mientras estiramos la trasera, para después cambiar la colocación de las piernas.
Un problema muy común de los zapatos de tacón recién estrenados es que la suela está tan nueva y pulida que resbala. A la altura del tacón tenemos que añadir los malabares para sujetar bien el pie y evitar caernos. Aquí van dos trucos que se utilizan en los desfiles de moda: Con cuidado, ralla la suela con un cuchillo o rocíala con laca (o las dos cosas). Se acabaron los resbalones, es hora de aguantar los tacones hasta llegar a casa.
Si tus zapatos de tacón son de lo más alto, apuesta por las plantillas y almohadillas especiales de silicona que se colocan en una de las partes del zapato y alivian las molestias provocadas por los tacones. Recuerda que unos tacones con plataforma siempre serán más cómodos. Y durante el verano apuesta por unas cuñas o alpargatas de cuña para disfrutar de los días (y noches) sin sufrir. 

Y estoy totalmente decaurdo en que unos buenos tacones siempre hacer lucir muy chic a cualquier mujer, pero debe de saber caminar si no lo arruinaria todo, como compañeras de trabajo, que usan una plataforma de table, y no saben caminar flexionan la rodilla al momento de dar el paso y eso hacer ver que no saben caminar en tacones y es mas penoso que no ponerselos.
A veces cometemos el error de comprar el zapato un poquito más grande pensando que evitaremos rozaduras, pero nada más lejos de la realidad. Lo único que conseguirás será que el pie resbale hacia delante, con lo que el peso recaerá sobre los dedos, irás incómoda y no habrás evitado el riesgo de rozaduras. Compra siempre tu talla para poder ir cómoda y evitar problemas.
Otro gran consejo sobre cómo caminar en tacones altos sin el dolor - Evite los zapatos con suelas delgadas. Si usted usa zapatos con suelas muy delgadas por lo que vamos a sentir cada piedra, cada guijarro y cada bache en el suelo que pisas. A poco más gruesas suelas protegen sus pies mejor y aliviar un poco la presión que está poniendo en las plantas de los pies.

Una firma que recoge la esencia de la artesanía del calzado, añadiéndole un aire diferente, innovador y contemporáneo. Todos los modelos se fabrican en España y su equipo de diseño pone siempre especial interés a sus colecciones de novias, ya que son conscientes de la importancia que toda mujer da a los detalles y a la búsqueda de la perfección en uno de los días más emocionantes de su vida. Encontrarás desde diseños clásicos y refinados a otros más modernos y eclécticos, ofreciendo así diferentes estilos con el fin de atender a la diversidad y adaptarse a los gustos de cada novia.


Los tacones siempre han sido considerados uno de los elementos más importantes dentro de las prendas de salir y de trabajo para las muejeres. Este tipo de calzado aporta sensualidad y atractivo a las mujeres que los usan, además es capaz de dar la ilusión de tener piernas mucho más larga. Su función principal es hacer el cuerpo de la mujer mucho más esbelto y alargado de lo que realmente es.
El zapato debe sentirse cómodamente ajustado pero sin apretar ninguna zona y, sobre todo, debes sentirlo confortable en la planta del pie. Para que tus tacones cómodos sean un hecho, elige zapatos con talón algo estrecho para evitar presión de dedos al irse demasiado adelante del zapato y que haya un pulgar de ancho entre la punta del pie y la zona delantera del zapato.
Como alternativa extrema siempre queda la cirugía. Estamos ante el truco menos recomendable, pero lo cierto es que existe un tipo de operación en la que se inserta grasa en el talón del pie (que se extrae de otras zonas del cuerpo como el vientre) y que hace un ‘efecto almohadilla’ permanente (al menos hasta que la grasa sea absorbida por el cuerpo y sea necesaria una nueva intervención). Este tratamiento quirúrgico se realiza en una hora y solo precisa de anestesia local.
×