hola tener mucha paciencia ponerselos por tiempos y veran que poco a poco se logra no creo recomendable usar primero unos tacones medianos es mejor comenzar con unos altos primero por ratos ya que cuando se logra se puede manejar los otras tacones facilmente por experiencia al principio me costo el quilibrio o poder caminar con elegancia otro error es que apoyaba la parte frontal esto hace que se canse el pie las piernas y no puedas caminar con elegancia contrario si apoyas primero la parte del tacon o sea la parte alta del zapato el taco propiamente y te dejas ir veras que te relajas y comienzas a caminar elegante pero lo cierto es que lleva sus dias aprender a soltarse pero una ve los cambios lo importante es usarlos una y otra vez al principio por ratos y luego alargar el tiempo en la casa o en un trabajo luego te pones unos bajos cuando manejes bien en espacios bajo techo entonces trate ya de salir a la calle manteniendo un punto fijo con pasos cortes y llevando consigo otros zapatos bajos para cambiártelos en el momento que no puedas mas porque todo esto es un proceso si los tacones son 10 pero se puede yo me siento contenta porque al principio creí que no lo lograría fue que compre varios pares de muy buena calidad en oferta de 25mil a 4000 compre varios pares divinos pero eran muy altos mi modo he tenido que aprender y que no soy ya tan joven cronologiamente
Si estás dispuesta a sacrificar un poquito de altura por la oportunidad de caminar con soltura, te recomendamos la posibilidad de acortar un poco el taco. Por unos 15 dólares las zapaterías especializadas en Nueva York pueden cortar una porción de la punta. Según uno de los dueños de estas tiendas, Steve, lo máximo que sacan es “una pulgada”. Más allá de eso te haría notar la diferencia al caminar.
Ya lo decía Christian Louboutin, “los tacones son un doloroso placer”. Aunque los pies no estén genéticamente diseñados para caminar sobre zapatos altos y la mayor parte de las veces su uso produce nocivas consecuencias (dolor, hinchazón, ampollas o rozaduras), lo cierto es que miles de mujeres (incluso hombres) a lo largo y ancho del globo terráqueo luchan a diario con tacones de vértigo. Por suerte, existen una serie de consejos y trucos que ayudan a disminuir la incomodidad de subirse a las alturas:
Dato Personal:  Cualquier información vinculada o que pueda asociarse a una o varias personas naturales determinadas o determinables. Para efectos de DAFITI serán datos personales entre otros los siguientes: nombre, apellidos, edad, género, estado civil, correo electrónico, dirección de correspondencia, número de identificación, fecha de nacimiento, teléfono y profesión.
“Uso una crema que me compro en la farmacia y que contiene ibuprofeno. Está indicada para esguinces y contusiones musculares pero, al ser antiinflamatorias y analgésica, evita que me duelan los pies. Me doy un masaje con ella, antes de subirme al tacón. ¡Y lista para aguantar todo el día!… ¡o toda la noche! También tengo puestas las plantillas Foot petals en todos mis zapatos”.
Es fundamental elegir el número adecuado al comprar cualquier tipo de calzado, pero la tarea se hace imprescindible cuando se trata de los modelos de tacón. Si el zapato te queda un poco grande, el pie se deslizará hacia delante, provocando presión y dolor sobre los dedos del pie (con ampolla incluida). En el caso de las sandalias, es conveniente que lleven algún tipo de sujeción (por ejemplo, pulsera en el tobillo).
Son muy bonitas y quedan muy bien con todo, pero hay algunas que tienen unas tiras que nos matan cada vez que nos las ponemos. Como sabemos que harías cualquier cosa antes que dejar de utilizar tus cuñas, te mostramos una idea para que no te vuelvan a doler y no te destroces el pie. Compra unas almohadillas y pégalas en el interior de las bandas, acolcharán tus pies y ya no irán haciéndote rozadura con cada paso que des.
¿Te duelen los pies con solo mirar tus zapatos favoritos? ¿Tus pies se deslizan hacía delante cuando llevas zapatos altos de tacón o hacía fuera con zapatos planos? ¿Estás locamente enamorada de tus sandalias de verano pero son demasiado incómodas para usarlas todo el día? No te dés por vencido porque las siguientes almohadillas harán que tus zapatos sean más cómodos de llevar. 
×