Pero llega un momento en la vida de toda mujer donde subirse a las alturas a diario no tiene ningún sentido. Tu querido estatus 'taconil' empieza a prevalecer frente a las ampollas, durezas, juanetes y el bamboleo constante, consecuencia de la falta de equilibrio en tu ser. Primero te pasas a las cuñas, después empiezas a combinarlos con calzado de cordones cerrado y, llegado el momento, hasta pruebas con las hasta ahora desterradas para ti bailarinas. 
2-. Haz trampa. Si el dolor en la planta del pie –mejor conocida como metatarso- es insostenible, entonces amarra con una cinta el tercer y cuarto dedo del pie, contando desde el pulgar. Entre estos dos dedos existe un nervio que se activa cuando se presiona, generando un malestar profundo. Con este truco, le quitarás peso a esta parte del cuerpo, pero lo más recomendable es que si este dolor es muy fuerte, mejor optes por plataformas.
Y es que a la tortura de llevar el pie prácticamente de puntillas se puede sumar la de llevar los dedos apretados debido a la punta estrecha. Esto ocurre sobre todo con los stilettos. Para evitar la doble tortura, busca zapatos de tacón alto que tengan la zona del principio del empeine ligeramente abombada para que haya sitio para todos tus dedos (sí, la mayoría de las mujeres tenemos cinco dedos, aunque muchos fabricantes parecen haberlo olvidado).
La cantante y modelo australiana Iggy Azalea caminó más de un kilómetro en sus Louboutins pero, ¿te imaginas lo que sería caminar aunque sea un par de cuadras en un zapato así? Es increíble que usemos voluntariamente zapatos que a veces nos dañan tanto que la única solución que nos dejan es poner los pies en agua fría. Y aún así nos es imposible renunciar a los tacos: nos alargan las piernas, hacen que luzcan las pantorrillas y nos dan ese toque de altanería al hacerlos sonar contra una superficie dura.
Estilizan y elevan el espíritu, acompañan los mejores looks de fiesta… pocas cosas potencian tanto el sex appeal, en cuestión de segundos, como unos cuantos centímetros sobre unos zapatos de tacón. Pese al triunfo del zapato plano (gracias por ello, dios de las tendencias), el tacón sigue siendo el accesorio fetiche para muchas mujeres: imprescindible en el día a día de muchas workaholics fashionistas o en las noches de las divas más fiesteras.
Claro, cuando vas entaconada te ves las piernas largas y estilizadas. "Vaya tipazo tengo", te dices. Pero, ¡sorpresa!, la realidad es que tus extremidades inferiores crecen cuando te bajas de las alturas. Así lo asegura un estudio publicado en 'The Journal of Applied Physiology', según el cual las personas que usan habitualmente zapatos de tacón, no solo caminan dando pasos más cortos (tanto cuando los llevan puestos como al andar descalzas), sino que tienen los músculos de las pantorrillas más cortos de lo normal. 

A todas nos encantan los tacones. Estilizan la silueta, las piernas parecen kilométricas y crean los mejores outfits. Pero a ninguna nos gusta andar con ellos (ni a las celebrities, lo que demuestran sus caídas más memorables). Pero no te preocupes, si tienes en cuenta nuestros trucos, aprenderás a caminar con tacones altos en tiempo récord. Solo necesitarás un poco de práctica, así que toma nota y súbete a las alturas con los tacones más fashion de esta primavera 2018. 


  La altura del tacón: Una de las decisiones más personales que podemos tomar a la hora de elegir unos zapatos. La altura recomendada para que puedas lucirlo durante todo el día sin ninguna queja es 7 centímetros, pero ¡tú decides! Hay mujeres que pueden estar cómodas con tacones de más de 10 centímetros, mientras que hay otras que no pueden pasar de los 3 centímetros. Escoge los zapatos que te hagan sentir cómoda y femenina sin renunciar a unos centímetros de más.
Las plantillas de gel resuelven muchos problemas derivados del uso de tacones. Por una parte previenen que los dedos se contraigan y de ese modo evitan las ampollas. Busca plantillas para tacones con la forma del arco del pie que alivian la presión que se ejerce en ese lugar. Si tus dedos constantemente se deslizan a la parte delantera de tu calzado puedes comprar almohadillas diseñadas especialmente para afirmar tu pie.
Si, a pesar de todo, tus pies se resisten a aguantar los tacones, la cirugía también ha encontrado un posible remedio. Menos casero y más extremista que los anteriores, es el injerto de grasa en el talón, procedente de otra zona del cuerpo como el vientre o las nalgas. Esta grasa crea un efecto almohadilla en la planta considerablemente duradero. Además, la operación tiene una duración de sólo una hora y se realiza con anestesia local.
La cantante y modelo australiana Iggy Azalea caminó más de un kilómetro en sus Louboutins pero, ¿te imaginas lo que sería caminar aunque sea un par de cuadras en un zapato así? Es increíble que usemos voluntariamente zapatos que a veces nos dañan tanto que la única solución que nos dejan es poner los pies en agua fría. Y aún así nos es imposible renunciar a los tacos: nos alargan las piernas, hacen que luzcan las pantorrillas y nos dan ese toque de altanería al hacerlos sonar contra una superficie dura.
Principio de confidencialidad:  Todas las personas que intervengan en el Tratamiento de Datos Personales están obligadas a garantizar la reserva de la información, inclusive después de finalizada su relación con alguna de las labores que comprende el tratamiento, pudiendo sólo realizar suministro o comunicación de datos personales cuando ello corresponda al desarrollo de las actividades expresamente autorizadas en la Ley.

1. Camina dando pequeños pasos y apoyando primero el talón y luego los dedos. Parece obvio (y lo es), pero uno de los errores que contribuye a que los tacones nos resulten incómodos es que, a veces, tenemos tendencia a caminar como si lo hiciéramos con bailarinas. Si sigues la pauta adecuada, conseguirás también mantener el equilibrio y la postura correcta.


2-. Haz trampa. Si el dolor en la planta del pie –mejor conocida como metatarso- es insostenible, entonces amarra con una cinta el tercer y cuarto dedo del pie, contando desde el pulgar. Entre estos dos dedos existe un nervio que se activa cuando se presiona, generando un malestar profundo. Con este truco, le quitarás peso a esta parte del cuerpo, pero lo más recomendable es que si este dolor es muy fuerte, mejor optes por plataformas.
Gracias al canal de Youtube de la simpática Yuya  podrás aprender a caminar en tacones. En este vídeo Yuya te da consejos estupendos sobre cómo aprender a caminar con tacones, pero lo mejor, es que al final del mismo podrás encontrar una parte más práctica para que puedas aprender a caminar en tacones en tu propia casa. De esta manera, cuando salgas a la calle con tus amigas, con tu pareja o a esa fiesta tan especial…. Estarás preparada.
Os recomiendo que agais caso al video son pasos basicos para evitar andra torpente con los tacones, pero aun así, llevarlos todo el tiempo que podais dentro de casa y las primeras veces que os lo pongais, intentad no andar muy rapido con ellos por las calles, dejad eso para cuando tengais experiencia. Tambien os recomiendo ottra cosa, mientras esteis en casa, practicad con los tacones mas altos que tengais, y así cuando salgais a la calle con unos muxo mas pekeños os resultará mas facil.
×