Unos zapatos de tacón alto pueden hacer mucho por nuestras piernas: parecen más largas y tonificadas y, como resultado, la silueta se estiliza. Vamos, que conseguimos en un momento una versión 2.0 de nosotras mismas. Pero… como en todo, no hay premio sin sacrificio: después de unas horas subidas a los tacones podemos dejar de sentir los pies (literalmente). ¿Se puede llevar tacones sin dolor? La respuesta es sí. En nuestra galería de imágenes puedes encontrar los modelos de zapatos y tacón más cómodos, pero toma nota también de estos trucos para elegir y llevar zapatos de tacón sin dolor y con estilo:
Sabemos que los tacones nos estilizan nuestra figura. Son elegantes, muy femeninos y nos quedan de cine. Sin embargo, dependiendo de la altura, pueden llegar a ser insoportables. Por eso, hoy hemos decidido traeros los mejores trucos para aguantar esos tacones que tanto se nos resisten y no morir en el intento. 1. Muchas veces nos pasa que el pie se nos va hacia delante. Para eso, existen unas pl ...
Ojo, porque usar tacones no solo te deja las pantorrillas como las de las Barriguitas, también acorta los tendones de Aquiles. El problema de la reinserción a la vida en plano es que, cuando vuelves a poner el pie en un ángulo de 90 grados, la tensión en los tendones aumenta bastante y, al menos al principio, duelen un poco. Más aún en las personas que sufren de fascitis plantar –una inflamación del tejido que conecta el talón con los dedos de los pies–, que pueden ver las estrellas días después de abandonar las plataformas. 
¿A qué mujer no le sientan bien unos bonitos tacones altos? Los zapatos con tacón siempre serán una buena opción para las mujeres que quieran estilizar su figura. Pero para andar en tacones (más gruesos o más finos) hay que saber hacerlo… porque si no sabes ni aprendes, cuando te pongas unos tacones se puede convertir en uno de los peores infiernos.
Qué descanso, ¿verdad? No solo eso: no te haces ni la menor idea del bien que conseguirás para la salud de tus pies, tus piernas, tu espalda e incluso tu bolsillo. Por si aún no te has decidido del todo a descender unos centímetros, toma nota de los beneficios reales que disfrutarás al quitarte los elevados zapatos. Vamos, que ni Cenicienta regresaría a por el maldito tacón extraviado, por muy macizo que estuviese el príncipe. 

Este simple pero efectivo truco sirve para aliviar el dolor que se produce en el metatarso. Hay un principio biológico que explica eso.  Existe un nervio que se divide en dos justo entre esos dedos del pie, el cual, causa dolor cuando hay presión por causa de los tacos altos. Gracias a la acción de juntar los dedos quitas presión sobre el nervio, evitando el dolor que esta produce.
3. Usa medias que absorban la humedad: si te diriges a un lugar con altas temperaturas y planeas caminar por un largo tiempo, los expertos recomiendan evitar las medias de algodón o de lana, las cuales tienden a absorber la transpiración y permanecer húmedas. Sin embargo, tampoco uses medias muy gruesas ya que causarían fricción. Esto se debe a que los pies tienden a hincharse en climas cálidos, lo que podría ocasionar ampollas donde normalmente no te saldrían. El Dr. Patel recomienda usar "calcetines de plata" que matan las bacterias y los hongos gracias a las partículas derivadas de la plata que están en el tejido.
Hola a tod@s!! Ya llega el buen tiempecito, y es temporada de comuniones, bodas, bautizos y otros múltiples acontecimientos. Tod@s queremos ir espectaculares, pero el problema viene cuando queremos lucir unos tacones altos, bonitos, pero no estamos acostumbradas a ello. Aguantar demasiado tiempo con esas sandalias o zapatos que tanto nos gustan, se puede convertir en un verdadero suplicio. En esta ...
Como alternativa extrema siempre queda la cirugía. Estamos ante el truco menos recomendable, pero lo cierto es que existe un tipo de operación en la que se inserta grasa en el talón del pie (que se extrae de otras zonas del cuerpo como el vientre) y que hace un ‘efecto almohadilla’ permanente (al menos hasta que la grasa sea absorbida por el cuerpo y sea necesaria una nueva intervención). Este tratamiento quirúrgico se realiza en una hora y solo precisa de anestesia local.
×