Todas sabemos que uno de los mayores placeres de la vida es llegar a casa y quitarte los tacones después de una noche de fiesta, quizás prometas no volver a ponértelos pero también sabemos que eso es mentira. Para que no tengas que contener las lágrimas la próxima vez, coge cinta adhesiva y junta el tercer y el cuarto dedo de tus pies. Estos dedos comparten el mismo nervio y cuando se tensa sentimos ese dolor horrible, pero con este método desaparecerá.
Es importante que mimes a tus pies antes de someterlos a un uso prolongado de zapatos de tacón, ésto reducirá drásticamente las posibles molestias: un tratamiento exfoliante, masajes relajantes, una pedicura a fondo para evitar las durezas. Todo ello siempre hecho unos días antes, ¡nunca el día del evento! Ello sumado a una correcta hidratación conseguirá que tengas totalmente preparados a tus pies para el uso del tacón.
Si tus zapatos de tacón son de lo más alto, apuesta por las plantillas y almohadillas especiales de silicona que se colocan en una de las partes del zapato y alivian las molestias provocadas por los tacones. Recuerda que unos tacones con plataforma siempre serán más cómodos. Y durante el verano apuesta por unas cuñas o alpargatas de cuña para disfrutar de los días (y noches) sin sufrir. 
Os recomiendo que agais caso al video son pasos basicos para evitar andra torpente con los tacones, pero aun así, llevarlos todo el tiempo que podais dentro de casa y las primeras veces que os lo pongais, intentad no andar muy rapido con ellos por las calles, dejad eso para cuando tengais experiencia. Tambien os recomiendo ottra cosa, mientras esteis en casa, practicad con los tacones mas altos que tengais, y así cuando salgais a la calle con unos muxo mas pekeños os resultará mas facil.

A la hora de buscar estilo y elegancia, no hay nada mejor que un magnífico par de zapatos de tacón alto. Aunque los tacones hacen que tus piernas se vean más largas y tu cuerpo se vea más delgado, también son dolorosos y más aún si no estás muy acostumbrada a llevarlos. Descubre algunas de las maneras simples de hacer tus zapatos de tacón más cómodos y así hacer tu día mucho más agradable.

Lo que más importa cuando caminas con tacones es que tengas confianza contigo misma para poder demostrar al mundo lo hermosa que eres con y sin tacones. Puedes fingir esta confianza el tiempo que sea necesario mientras caminas con tacones con los trucos que estás encontrando en este artículo. Recuerda que la mujer más bella es la que más confía en sí misma.
- Ejercicios para fortalecer: si realizas ejercicios que estiren los músculos y los fortalezcan te será más fácil aguantar los tacones. Apoya la zona delantera de tus pies en un escalón y baja los talones sin caerte, ni separarte. Otra opción es ponerse de puntillas y estirarse hacia arriba o flexionar la pierna delantera mientras estiramos la trasera, para después cambiar la colocación de las piernas.
A todas nos encanta comprar zapatos, pero odiamos estrenarlos por el dolor que nos suelen hacer al principio. Hasta que los zapatos cogen la forma de nuestro pie, suelen hacernos rozaduras, lo que provoca que nos dé pereza ponernos zapatos nuevos, aunque nos encanten. También está el calzado que, aunque no sea de estreno, cuando nos los pusimos por primera vez nos dimos cuenta de que eran incomodí ...
4.-A prueba de ampollas. El desodorante no sólo es bueno para el sudor, también para evitar callos o ampollas. Y es que si lo aplicas en el zapato y en tus pies, evitarás la fricción que ejerce tu piel con el calzado. Ojo: este truco es como de cuento de hadas, pues dura aproximadamente cuatro horas. Las plantillas y geles adhesivos también son una buena opción para esto.

Cuida la amortiguación . Si vas a pasar mucho tiempo usando taco alto, sea caminando o estando de pie, considera usar almohadillas metatarsianas de silicona o de gel, las cuales están hechas especialmente para el pie. Así amortiguarás la presión en la punta del pie, evitando dolor. También puedes colocar plantillas para amortiguar presión en la planta del pie o elegir modelos plataforma.


Este es sin duda un remedio original aunque muy efectivo. En la práctica, esta operación hace que la presión de los nervios se alivie entre los dedos de los pies, que es lo que causa el dolor en el antepié, es decir, la planta anterior del pie. Digamos que este truco hace que el dolor aparezca mucho más tarde de lo habitual y lo hace más llevadero. Pero este no es un verdadero milagro porque el dolor tarde o temprano aparecerá de todos modos, ¡al menos si no te quitas los zapatos primero!
“Uso una crema que me compro en la farmacia y que contiene ibuprofeno. Está indicada para esguinces y contusiones musculares pero, al ser antiinflamatorias y analgésica, evita que me duelan los pies. Me doy un masaje con ella, antes de subirme al tacón. ¡Y lista para aguantar todo el día!… ¡o toda la noche! También tengo puestas las plantillas Foot petals en todos mis zapatos”.
La suerte nos acompaña estas últimas temporadas en las que se llevan los tacones gruesos, ya que al tener una base mucho más ancha reparten mejor el peso y resulta más fácil caminar con ellos. Si a esto le sumamos una plataforma delantera, el resultado será una comodidad parecida a la de las zapatillas del gimnasio (esta última frase repítela como un mantra, el poder de tu mente es infinito).

2-. Haz trampa. Si el dolor en la planta del pie –mejor conocida como metatarso- es insostenible, entonces amarra con una cinta el tercer y cuarto dedo del pie, contando desde el pulgar. Entre estos dos dedos existe un nervio que se activa cuando se presiona, generando un malestar profundo. Con este truco, le quitarás peso a esta parte del cuerpo, pero lo más recomendable es que si este dolor es muy fuerte, mejor optes por plataformas.
×