A pesar de que puede sonar extraño, es una de las mejores soluciones para evitar las rozaduras. Consiste en meter dos bolsas llenas de agua dentro de tus tacones para, posteriormente, introducirlos en el congelador. Una vez allí, los dejaremos hasta que el agua se convierta en hielo, enfriando así el interior del zapato. De esta manera, suavizaremos su piel, con lo que los roces serán menores o inexistentes.
Unos zapatos de tacón alto pueden hacer mucho por nuestras piernas: parecen más largas y tonificadas y, como resultado, la silueta se estiliza. Vamos, que conseguimos en un momento una versión 2.0 de nosotras mismas. Pero… como en todo, no hay premio sin sacrificio: después de unas horas subidas a los tacones podemos dejar de sentir los pies (literalmente). ¿Se puede llevar tacones sin dolor? La respuesta es sí. En nuestra galería de imágenes puedes encontrar los modelos de zapatos y tacón más cómodos, pero toma nota también de estos trucos para elegir y llevar zapatos de tacón sin dolor y con estilo:
Si estás dispuesta a sacrificar un poquito de altura por la oportunidad de caminar con soltura, te recomendamos la posibilidad de acortar un poco el taco. Por unos 15 dólares las zapaterías especializadas en Nueva York pueden cortar una porción de la punta. Según uno de los dueños de estas tiendas, Steve, lo máximo que sacan es “una pulgada”. Más allá de eso te haría notar la diferencia al caminar.

Los tacones altos son adecuados en muchas situaciones formales y le dan estilo a tu atuendo. Sin embargo, pueden resultar incómodos o causar dolor si no son de la talla correcta, son demasiado altos o te lastiman los pies. Existen muchas formas de elegir un par de tacones altos y evitar el dolor mientras los usas. En este artículo, aprenderás cómo hacerlo.


Considera usar un modelo más bajo o más cómodo. Elige un tacón más estable, por ejemplo, plataformas, taco cuña o tacos anchos para darte mayor soporte y distribuir mejor el peso. Evita usar tacones en punta fina si tienes pies o dedos anchos. En su lugar, elige un zapato con punta redonda. También puedes comprar botas o tacones con hebillas a la altura de los tobillos para darte mayor soporte en dicha área.[3]
Todos los zapatos de baile están especialmente diseñados para apoyar los pies y el cuerpo de la bailarina, absorber los golpes y permitir que los pies de la bailarina se muevan y flexionen de manera óptima para su estilo de baile. También están diseñados para proteger la pista de baile y evitar que los bailarines se deslicen y patinen, lo que puede ocasionar lesiones. El tacón de zapato de baile también debe estar optimizado para el baile latino.
3. Ámbito de aplicación. Este manual se aplicará al tratamiento de los datos de carácter personal que recoja, administre y maneje DAFITI de sus empleados, clientes, aliados, proveedores, empleados de sus contratistas y/o demás terceras personas con las cuales tengan cualquier tipo de relación de acuerdo a lo establecido en la Ley 1581 de 2.012 y el Decreto 1377 de 2013.
×