Son de largo los zapatos altos más cómodos que existen. Las cuñas reparten mucho mejor el peso del cuerpo y evitan el dolor, lo que las hace perfectas para las no iniciadas en el mundo de los tacones, ya que es más fácil conseguir un caminar elegante que con un tacón normal. Si las eliges abotinadas, sumarás un plus de seguridad a tu forma de andar.
No todos los zapatos de tacón son aptos para cualquier chica como tampoco el tacón más cómodo es siempre el más bajito. Hay que tener en cuenta una serie de factores personales y de estilo a la hora de comprar un par de zapatos de tacón que sean cómodos. Por eso, te ofrecemos algunos consejos para acertar con tu compra y poder lucirlos sin incómodas molestias.
"Los tacones deben ser muy altos para poner la belleza de la mujer en un pedestal", decía Vivienne Westwood. Con una declaración así, ¿cómo nos vamos a resistir? Los zapatos con tacón de aguja son el compañero más fiel de los looks de fiesta. Estilizan, nos elevan el culete como si en los últimos meses nos hubiéramos matado en el gimnasio haciendo sentadillas y nos suben la moral. Nos sentimos más atractivas con ellos a pesar de que sabemos que nuestra relación está más abocada al fracaso que la de 'Romeo y Julieta'.
Da lo mismo si son mini, midi o maxi: la longitud del vestido con la que combines las sandalias de tacón alto no tiene límites. No hay ninguna prenda más femenina que el vestido. Está permitido todo lo que combina con los zapatos: vestidos de verano cortos y vaporosos, vestidos largos de noche y vestidos de tubo de lo más ajustado. Solamente existe una norma: cuanto más alto el tacón y más corto el vestido, más espectacular es el look. 

Hola! Yo soy un chico de 28 años y siempre me ha gustado usar tacones, desde los 5 años, creo! Es cierto que es más difícil caminar con tacones de aguja, pero el truco es apoyar el peso en la punta y no en el tacón, ya que aparte de gastar las tapas innecesariamente podemos caer y lastimarnos. La gracia al caminar se va adquiriendo con la práctica y es muy útil copiar ó imitar los movimientos de alguna ó varias mujeres que lo hagan bien.
La cantante y modelo australiana Iggy Azalea caminó más de un kilómetro en sus Louboutins pero, ¿te imaginas lo que sería caminar aunque sea un par de cuadras en un zapato así? Es increíble que usemos voluntariamente zapatos que a veces nos dañan tanto que la única solución que nos dejan es poner los pies en agua fría. Y aún así nos es imposible renunciar a los tacos: nos alargan las piernas, hacen que luzcan las pantorrillas y nos dan ese toque de altanería al hacerlos sonar contra una superficie dura.
2-. Haz trampa. Si el dolor en la planta del pie –mejor conocida como metatarso- es insostenible, entonces amarra con una cinta el tercer y cuarto dedo del pie, contando desde el pulgar. Entre estos dos dedos existe un nervio que se activa cuando se presiona, generando un malestar profundo. Con este truco, le quitarás peso a esta parte del cuerpo, pero lo más recomendable es que si este dolor es muy fuerte, mejor optes por plataformas.
Si lo que quieres es agrandar tus zapatos tienes un par de días para lograrlo, lo ideal es que uses unas cuantas hojas de papel periódico. Las debes enrollar como una pelota y sumergirlas en un poco de alcohol, después introducirlas dentro de tu zapato cuidando que no se deformen. Deja el papel un par de días hasta que seque, después tus zapatos te quedarán perfectos.

Recuerda que dar un descanso a tus pies es muy importante, así que cuando sea posible, siéntate. Sin embargo, no te quites los tacones, ya que tus pies pueden hincharse y volvérselos a poner será misión imposible (o tortura posible). Y no te preocupes, no estás sola. Las celebrities también se quitan los tacones siempre que pueden, como Tiffany Haddish y Maya Rudolph durante la gala de los premios Oscar 2018. 
1. Si no estás acostumbrada a llevar tacones, no te pongas unos nuevos y altísimos para una fiesta por primera vez. No aguantarás ni media hora, estarás incómoda desde el principio y el dolor será insoportable. Opta por algo más cómodo como unos tacones de unos 5 o 6 centímetros como mucho. O incluso menos si te decantas por unos irresistibles kitten heels, que como bien decía su creador, Blahnik, los 3 cm son la altura perfecta. Te proponemos también unos tacones anchos y la comodidad estará más que garantizada.
Es increíble cuanto afecta la forma del zapato a tu comodidad. Por ejemplo, las plataformas reducen la distancia entre los extremos de tu propio pie, lo que hace que tu arco no se sobre-exija. Esto es especialmente bueno cuando estás imponiéndote con al menos 3 pulgadas de altura extra. Además, las puntas redondeadas son infinitamente más cómodas y mucho mejores para tus pies porque le permite a tus dedos no estar apretados ni doblados. Sin embargo, los zapatos con punta aguda pueden ser usados. Esto, siempre y cuando se angosten sin apretar a los dedos o, en otras palabras, que la punta esté mucho más allá que donde los dedos terminan.
Como alternativa extrema siempre queda la cirugía. Estamos ante el truco menos recomendable, pero lo cierto es que existe un tipo de operación en la que se inserta grasa en el talón del pie (que se extrae de otras zonas del cuerpo como el vientre) y que hace un ‘efecto almohadilla’ permanente (al menos hasta que la grasa sea absorbida por el cuerpo y sea necesaria una nueva intervención). Este tratamiento quirúrgico se realiza en una hora y solo precisa de anestesia local.
Cuando te mires unos zapatos de tacón comprueba que se mantienen de pie por sí solos… Parece una tontería, pero hay taconazos que cuando los dejas solos en el suelo y les das un ligero toque en la zona del talón tiemblan y se tambalean, o incluso se caen. O sea que, aunque la dependienta te mire raro, antes de probártelos, déjalos en el suelo y dales un pequeño toque con el dedo para comprobar su estabilidad. Si no tiemblan, la horma es buena.
A veces cometemos el error de comprar el zapato un poquito más grande pensando que evitaremos rozaduras, pero nada más lejos de la realidad. Lo único que conseguirás será que el pie resbale hacia delante, con lo que el peso recaerá sobre los dedos, irás incómoda y no habrás evitado el riesgo de rozaduras. Compra siempre tu talla para poder ir cómoda y evitar problemas.

Siempre hay una fiesta o una ocasión especial que nos permite llevar tacones, aunque no aguantemos el dolor de pies. Estas molestias podrían ser causadas por enfermedades, deformidades o, simplemente, por usar un calzado que no es para ti. Incluso, puede ser generado por un virus, hongo o bacteria, sin la necesidad que el tipo de zapato que usemos influya.

No hay duda que usar taco alto le da a la mujer un toque extra de sensualidad. En tu guardarropa, entre tus accesorios de moda habituales, tiene que haber al menos un representante de este tipo de zapatos. Independientemente de la contextura o habilidades físicas que tengas, todas tenemos que practicar para usarlos con soltura, naturalidad y seguridad.
3. Ámbito de aplicación. Este manual se aplicará al tratamiento de los datos de carácter personal que recoja, administre y maneje DAFITI de sus empleados, clientes, aliados, proveedores, empleados de sus contratistas y/o demás terceras personas con las cuales tengan cualquier tipo de relación de acuerdo a lo establecido en la Ley 1581 de 2.012 y el Decreto 1377 de 2013.
3. Ámbito de aplicación. Este manual se aplicará al tratamiento de los datos de carácter personal que recoja, administre y maneje DAFITI de sus empleados, clientes, aliados, proveedores, empleados de sus contratistas y/o demás terceras personas con las cuales tengan cualquier tipo de relación de acuerdo a lo establecido en la Ley 1581 de 2.012 y el Decreto 1377 de 2013.
×