2. Elige calzado con correas o cordones: los zapatos sin pasadores pueden ser más fáciles de poner y quitar, pero cuando se trata de comodidad y prevención de lesiones, no son la mejor opción. Por eso, los expertos recomiendan que los zapatos estén firmemente sujetos a los pies. "Desafortunadamente, las ballerinas se ven muy bien, pero te causarán todo tipo de problemas", dijo el podólogo Hiren Patel. "Sin embargo, si eliges usarlas, asegúrate de que tengan correas para mantener el pie en su lugar y que tengan una suela más gruesa".

Son de largo los zapatos altos más cómodos que existen. Las cuñas reparten mucho mejor el peso del cuerpo y evitan el dolor, lo que las hace perfectas para las no iniciadas en el mundo de los tacones, ya que es más fácil conseguir un caminar elegante que con un tacón normal. Si las eliges abotinadas, sumarás un plus de seguridad a tu forma de andar.

Los tacones altos son adecuados en muchas situaciones formales y le dan estilo a tu atuendo. Sin embargo, pueden resultar incómodos o causar dolor si no son de la talla correcta, son demasiado altos o te lastiman los pies. Existen muchas formas de elegir un par de tacones altos y evitar el dolor mientras los usas. En este artículo, aprenderás cómo hacerlo.


Hola yo tengo 14 años y me compre unos tacones para hacer la gracieta en carnaval, pero no los pude llevar mucho tiempo seguido (ahora los usa mi madre :D). Bueno la question es que las chicas de mi edad no deverian usar tacones porque cuando los usas el pie se te adapta al tacon, y como las chicas adolescentes llevamos normalmente cosas planas te puedes dañar mucho las piernas y los pies. Osea, que si vas a usar tacones usalos siempre, o sino una vez cada tanto, porque es malo canviar tan de repente
Al día siguiente, sí, al día siguiente estaba tan envalentonada y decidí pasar el día con esos tacones. Esta iba a ser la prueba de fuego. Todavía no había llegado el frío entonces fue una experiencia de lo más placentera. Hice todos los trámites del día caminando. Siempre los hago caminando, pero ni en un millón de años se me hubiese ocurrido hacerlos subida a mis taconcitos.
×