A mí también me gustan los zapatos de tacón pero comprobado que no puedo llevar zapatos con punta ni zapatos de tacón alto (de más de 5cm), me hacen daño en los dedos del pie y en la planta. Así que he optado por los zapatos de punta redonda y que no tengan mucho tacón (de 3 a 5 cm). Pues estos no me hacen daño y me resultan cómodos. Ahora bien, te recomiendo que compres zapatos buenos (no por ello tienen que ser demasiado caros).Yo pienso que en el calzado hay que buscar la comodidad ante todo.También es muy importante que los zapatos sean de tú número (ni mas grandes ni mas pequeños), que lleves el pie bien sujeto y procura cambiar de calzado (no lleves siempre el mismo).
Si lo que quieres es agrandar tus zapatos tienes un par de días para lograrlo, lo ideal es que uses unas cuantas hojas de papel periódico. Las debes enrollar como una pelota y sumergirlas en un poco de alcohol, después introducirlas dentro de tu zapato cuidando que no se deformen. Deja el papel un par de días hasta que seque, después tus zapatos te quedarán perfectos.
Si al dolor inhumano que de por sí producen ciertos tacones, añadimos que las suelas son resbaladizas, el caos está asegurado y el suplicio (al luchar apretando el pie para no caernos) será mucho mayor. Para evitarlo, existen unas pegatinas antideslizantes que se colocan en la parte delantera de la suela. También se puede recurrir al remedio de la abuela y hacer una serie de cortes en esta zona del zapato con ayuda de unas tijeras o cuchillo.
"Los tacones deben ser muy altos para poner la belleza de la mujer en un pedestal", decía Vivienne Westwood. Con una declaración así, ¿cómo nos vamos a resistir? Los zapatos con tacón de aguja son el compañero más fiel de los looks de fiesta. Estilizan, nos elevan el culete como si en los últimos meses nos hubiéramos matado en el gimnasio haciendo sentadillas y nos suben la moral. Nos sentimos más atractivas con ellos a pesar de que sabemos que nuestra relación está más abocada al fracaso que la de 'Romeo y Julieta'. 
×