Dato sensible: Se entiende por datos sensibles aquellos que afectan la intimidad del Titular o cuyo uso indebido puede generar su discriminación, tales como aquellos que revelen el origen racial o étnico, la orientación política, las convicciones religiosas o filosóficas, la pertenencia a sindicatos, organizaciones sociales, de derechos humanos o que promueva intereses de cualquier partido político o que garanticen los derechos y garantías de partidos políticos de oposición, así como los datos relativos a la salud, a la vida sexual, y los datos biométricos.
A todas nos encanta comprar zapatos, pero odiamos estrenarlos por el dolor que nos suelen hacer al principio. Hasta que los zapatos cogen la forma de nuestro pie, suelen hacernos rozaduras, lo que provoca que nos dé pereza ponernos zapatos nuevos, aunque nos encanten. También está el calzado que, aunque no sea de estreno, cuando nos los pusimos por primera vez nos dimos cuenta de que eran incomodí ...
A la hora de buscar estilo y elegancia, no hay nada mejor que un magnífico par de zapatos de tacón alto. Aunque los tacones hacen que tus piernas se vean más largas y tu cuerpo se vea más delgado, también son dolorosos y más aún si no estás muy acostumbrada a llevarlos. Descubre algunas de las maneras simples de hacer tus zapatos de tacón más cómodos y así hacer tu día mucho más agradable.
Os recomiendo que agais caso al video son pasos basicos para evitar andra torpente con los tacones, pero aun así, llevarlos todo el tiempo que podais dentro de casa y las primeras veces que os lo pongais, intentad no andar muy rapido con ellos por las calles, dejad eso para cuando tengais experiencia. Tambien os recomiendo ottra cosa, mientras esteis en casa, practicad con los tacones mas altos que tengais, y así cuando salgais a la calle con unos muxo mas pekeños os resultará mas facil.
Es importante que mimes a tus pies antes de someterlos a un uso prolongado de zapatos de tacón, ésto reducirá drásticamente las posibles molestias: un tratamiento exfoliante, masajes relajantes, una pedicura a fondo para evitar las durezas. Todo ello siempre hecho unos días antes, ¡nunca el día del evento! Ello sumado a una correcta hidratación conseguirá que tengas totalmente preparados a tus pies para el uso del tacón.
“Uso una crema que me compro en la farmacia y que contiene ibuprofeno. Está indicada para esguinces y contusiones musculares pero, al ser antiinflamatorias y analgésica, evita que me duelan los pies. Me doy un masaje con ella, antes de subirme al tacón. ¡Y lista para aguantar todo el día!… ¡o toda la noche! También tengo puestas las plantillas Foot petals en todos mis zapatos”.

- Ejercicios para fortalecer: si realizas ejercicios que estiren los músculos y los fortalezcan te será más fácil aguantar los tacones. Apoya la zona delantera de tus pies en un escalón y baja los talones sin caerte, ni separarte. Otra opción es ponerse de puntillas y estirarse hacia arriba o flexionar la pierna delantera mientras estiramos la trasera, para después cambiar la colocación de las piernas.


Cuando se asiste a un evento como es una boda se ha ir con las mejores galas y lucir un look espectacular. El zapato de tacón es la opción deseada para vestir los pies en estas ocasiones. Sin embargo, a veces tendemos a dudar y pensamos en renunciar a ponernos algunos tacones por las molestias que éstos puedan ocasionar al llevarlos puestos durante un tiempo prolongado.
Ya lo decía Christian Louboutin, “los tacones son un doloroso placer”. Aunque los pies no estén genéticamente diseñados para caminar sobre zapatos altos y la mayor parte de las veces su uso produce nocivas consecuencias (dolor, hinchazón, ampollas o rozaduras), lo cierto es que miles de mujeres (incluso hombres) a lo largo y ancho del globo terráqueo luchan a diario con tacones de vértigo. Por suerte, existen una serie de consejos y trucos que ayudan a disminuir la incomodidad de subirse a las alturas:
Como alternativa extrema siempre queda la cirugía. Estamos ante el truco menos recomendable, pero lo cierto es que existe un tipo de operación en la que se inserta grasa en el talón del pie (que se extrae de otras zonas del cuerpo como el vientre) y que hace un ‘efecto almohadilla’ permanente (al menos hasta que la grasa sea absorbida por el cuerpo y sea necesaria una nueva intervención). Este tratamiento quirúrgico se realiza en una hora y solo precisa de anestesia local.
×