Al día siguiente, sí, al día siguiente estaba tan envalentonada y decidí pasar el día con esos tacones. Esta iba a ser la prueba de fuego. Todavía no había llegado el frío entonces fue una experiencia de lo más placentera. Hice todos los trámites del día caminando. Siempre los hago caminando, pero ni en un millón de años se me hubiese ocurrido hacerlos subida a mis taconcitos.

También es muy importante que tus zapatos sean de calidad y que no estén flojos. Antes de comprar unos zapatos de tacón deberás asegurarte que el tacón esté fuerte, que tengas un buen respaldo y que el material sea confortable. Pero lo más importante de todo es que sientas que tienes el pie bien sujeto todo el tiempo sin que exista ningún tipo de fricción que pueda causarte heridas. A veces comprar plantillas de gel es una buena idea para poder sentir más comodidad.
En dicho correo electrónico se incluirá el Aviso de Privacidad a que hace referencia el Anexo 2 del presente Manual. Dicho aviso incluirá como mínimo: i) Nombre o razón social y datos de contacto de DAFITI; ii) El Tratamiento al cual serán sometidos los datos y la finalidad del mismo; iii) Los derechos que le asisten al Titular, y; iv) Los mecanismos de acceso por los cuales Los Titulares pueden acceder a los datos registrados en la base de datos de DAFITI, en los cuales se dará a conocer la Política de Tratamiento de Datos Personales de DAFITI y los cambios sustanciales que se produzcan a la misma.
¿Por qué es importante tener en cuenta los consejos de los especialistas? En primer lugar, porque caminar sobre tacones desplaza el cuerpo hacia delante y modifica su centro de gravedad. Además, a medida que la altura incrementa, lo hace la presión sobre la zona delantera del pie y los dedos. Ya advertía Christian Louboutin que los tacones “son un doloroso placer", pero los médicos alertan de sus consecuencias, más allá del dolor (que no es poco).  "Los tacones altos y estrechos provocan inestabilidad y pueden acabar afectando a la columna vertebral”, afirma el doctor Borja Pérez Serrano, presidente del Colegio de Podólogos de Galicia. “Una de las consecuencias más graves de este tipo de zapatos que, además suelen ser estrechos en su parte delantera, son los daños en el hueso del talón, el llamado talón de Aquiles”, explica. 
“Uso una crema que me compro en la farmacia y que contiene ibuprofeno. Está indicada para esguinces y contusiones musculares pero, al ser antiinflamatorias y analgésica, evita que me duelan los pies. Me doy un masaje con ella, antes de subirme al tacón. ¡Y lista para aguantar todo el día!… ¡o toda la noche! También tengo puestas las plantillas Foot petals en todos mis zapatos”.

Qué descanso, ¿verdad? No solo eso: no te haces ni la menor idea del bien que conseguirás para la salud de tus pies, tus piernas, tu espalda e incluso tu bolsillo. Por si aún no te has decidido del todo a descender unos centímetros, toma nota de los beneficios reales que disfrutarás al quitarte los elevados zapatos. Vamos, que ni Cenicienta regresaría a por el maldito tacón extraviado, por muy macizo que estuviese el príncipe. 


1) Si compras zapatos de tacón, intenta que te ajusten correctamente. Lógico ¿no?, pero, ¿cuántos zapatos de tacón tienes que te hacen resbalar los pies hacia delante, dejando un hueco en el talón de uno o dos centímetros y creando presión y dolor en el dedo gordo del pie?. Para evitar esto, hay que comprar zapatos que te ajusten y sujeten al pie, pero que no aprieten. Para ello tiene que ser cerrados y si son sandalias, que tengan tiras que se aten alrededor del tobillo.
Próximamente las fiestas y los eventos importantes llegarán uno detrás de otro. Que si las graduaciones, la temporada de BBC, las fiestas veraniegas… Resistirse a unos taconazos será cosa de expertas. ¿Estás aterrada por si te vuelven a hacer daño? ¿Temes no llegar al final de la noche sin tener que cambiarte de zapatos? O, lo que es peor, ¡pasarte toda la velada sentada! Antes de subirte a un par de ellos y lanzarte a la aventura de la noche, debes tener en cuenta estos tips que te ayudarán a sufrir un poquito menos. 
Principio de confidencialidad:  Todas las personas que intervengan en el Tratamiento de Datos Personales están obligadas a garantizar la reserva de la información, inclusive después de finalizada su relación con alguna de las labores que comprende el tratamiento, pudiendo sólo realizar suministro o comunicación de datos personales cuando ello corresponda al desarrollo de las actividades expresamente autorizadas en la Ley.
"Los tacones deben ser muy altos para poner la belleza de la mujer en un pedestal", decía Vivienne Westwood. Con una declaración así, ¿cómo nos vamos a resistir? Los zapatos con tacón de aguja son el compañero más fiel de los looks de fiesta. Estilizan, nos elevan el culete como si en los últimos meses nos hubiéramos matado en el gimnasio haciendo sentadillas y nos suben la moral. Nos sentimos más atractivas con ellos a pesar de que sabemos que nuestra relación está más abocada al fracaso que la de 'Romeo y Julieta'.
×