A todas nos encantan los tacones. Estilizan la silueta, las piernas parecen kilométricas y crean los mejores outfits. Pero a ninguna nos gusta andar con ellos (ni a las celebrities, lo que demuestran sus caídas más memorables). Pero no te preocupes, si tienes en cuenta nuestros trucos, aprenderás a caminar con tacones altos en tiempo récord. Solo necesitarás un poco de práctica, así que toma nota y súbete a las alturas con los tacones más fashion de esta primavera 2018. 
No hay duda que usar taco alto le da a la mujer un toque extra de sensualidad. En tu guardarropa, entre tus accesorios de moda habituales, tiene que haber al menos un representante de este tipo de zapatos. Independientemente de la contextura o habilidades físicas que tengas, todas tenemos que practicar para usarlos con soltura, naturalidad y seguridad.
Entre más altos sean los tacones, ¡más altos serán tu estilo y éxito! Y es que no sabemos el secreto detrás de este accesorio, pero desde el momento en que te los pones, tanto tu altura como tu actitud se elevan. ¡Incluso hasta mejoran la forma de tus piernas y figura! ¡Que las calles se conviertan en tu pasarela y conoce los mejores tips para ser una pro en el arte de los tacones! 
5. Personaliza tus zapatos: ¿cómo crees que Kate Middleton usa tacones todo el día? La Duquesa personaliza sus zapatos y confía a fe ciega en una panti medias con base acolchonada para poder sentirse cómoda y estable. Tú también puedes personalizar tu calzado y hacer que este sea más cómodo y que proteja tu pie al mismo tiempo. Los cojines y plantillas harán el trabajo por mucho menos, mientras que las almohadillas de gel, por ejemplo, no absorben los olores como las de tela tradicionales. Estas duran más y son lavables y reutilizables. "También hay algunos cojines de gel de silicona realmente excelentes que se adhieren a los pies en lugar de al interior de los zapatos", sugirió el Dr. Sutera.

1) Si compras zapatos de tacón, intenta que te ajusten correctamente. Lógico ¿no?, pero, ¿cuántos zapatos de tacón tienes que te hacen resbalar los pies hacia delante, dejando un hueco en el talón de uno o dos centímetros y creando presión y dolor en el dedo gordo del pie?. Para evitar esto, hay que comprar zapatos que te ajusten y sujeten al pie, pero que no aprieten. Para ello tiene que ser cerrados y si son sandalias, que tengan tiras que se aten alrededor del tobillo.
para mi caminar con tacos no es una dificultad… solo es cuestion de practica… yo desde muy chica practique gimnasia artistica yy eso ayuda a arquear el pie… cuanto mas arqeado este el epmeine de tu pie es mucho mejor… las mujeres que tienen el pie plano cuando se van a poner zapatos d taco sufren muchoy eso a demas de el dolor tiene consecuencias como el dolor de columna, no digo que usar zapatillas o sandalias este mal pero de vez en cuando en una mujer queda muy femenino i elegante usar zapatos de taco..ademas te estiliza…les recomiendo que empiecen con distintos tacos…i cuando se sientan comodas con eso usenlo… recuerden: los tacos hacen a una mujer mas elegante

Aquello de que 'el roce hace el cariño' se convierte en verídico con los tacones. Al principio caminas como un pato mareado y te duelen los gemelos como si no hubiese un mañana. Pero cuando aprendes a dominarlos, te sientes 'sexy', elegante, atractiva y, obviamente, más alta. Por no hablar del poderoso y sonoro 'clac-clac' que marca cada uno de tus pasos. "Aquí estoy yo", parece que sentencian. 
Exacto, algo muy doloroso y molesto que suele producirse dentro del proceso general de envejecimiento como consecuencia de que los huesos, las articulaciones y los ligamentos de la columna vertebral se debilitan y no son capaces de mantenerte alineada. Pero ¡eh! Esto sucede a partir de los 65 años porque el cuerpo empieza a decir: "Hasta aquí hemos llegado". No a los 35 porque uses zapatos de 15 centímetros, ¡por el amor de dios!
5. Asegúrate de que son de tu talla. Porque a veces no lo son, porque nos hemos enamorado de ellos y estaba agotado nuestro número, porque del uso han cedido y nos sobra un poco, o porque a la hora de la verdad resulta que el pie se resbala. Y todo esto al final se traduce en una forma de caminar menos natural y en que las probabilidades de acabar con un dolor de pies importante aumentan significativamente. En estos casos, busca un buen especialista en calzado que ayude a que la relación entre tus sandalias favoritas y tú perdure en el tiempo. 
1. Prepárate y prepara los zapatos. Si ya tienes tus tacones de fiesta listos úsalos en casa por unas horas o minutos días antes de la fiesta para acostumbrarte a ellos y para poder identificar si hay algo que te molesta, por ejemplo te irrita el talón, se deslizan, tu pie se desliza en ellos etc. Si identificas algún problema especifico puedes tratar de corregirlo.
1. Camina dando pequeños pasos y apoyando primero el talón y luego los dedos. Parece obvio (y lo es), pero uno de los errores que contribuye a que los tacones nos resulten incómodos es que, a veces, tenemos tendencia a caminar como si lo hiciéramos con bailarinas. Si sigues la pauta adecuada, conseguirás también mantener el equilibrio y la postura correcta.
Cuando colocas uno de estos en tus zapatos consigues dos cosas: la primera, se acabó el ir resbalándote cuando el pie suda, lo que es una sensación horrorosa y, además, sabemos que los demás lo notan, que es peor aún. Y lo segundo, evitarás malos olores en el zapato ya que el olor se impregnará en el salvaslip, de este modo solo tendrás que llegar a casa y tirarlo y tu calzado estará como nuevo.
¿Te duelen los pies con solo mirar tus zapatos favoritos? ¿Tus pies se deslizan hacía delante cuando llevas zapatos altos de tacón o hacía fuera con zapatos planos? ¿Estás locamente enamorada de tus sandalias de verano pero son demasiado incómodas para usarlas todo el día? No te dés por vencido porque las siguientes almohadillas harán que tus zapatos sean más cómodos de llevar. 
Al día siguiente, sí, al día siguiente estaba tan envalentonada y decidí pasar el día con esos tacones. Esta iba a ser la prueba de fuego. Todavía no había llegado el frío entonces fue una experiencia de lo más placentera. Hice todos los trámites del día caminando. Siempre los hago caminando, pero ni en un millón de años se me hubiese ocurrido hacerlos subida a mis taconcitos.
×