Cuando se asiste a un evento como es una boda se ha ir con las mejores galas y lucir un look espectacular. El zapato de tacón es la opción deseada para vestir los pies en estas ocasiones. Sin embargo, a veces tendemos a dudar y pensamos en renunciar a ponernos algunos tacones por las molestias que éstos puedan ocasionar al llevarlos puestos durante un tiempo prolongado.
Tras el uso de unos zapatos de tacón, también hay ciertos ejercicios que aliviarán las molestias y reducirán el efecto que puedan tener a medio plazo. Por ejemplo, masajear la planta del pie con una pelota para "descomprimir la fascia plantar (una banda elástica que tenemos en la planta del pie) y aliviar así la presión, o realizar estiramientos de los gemelos y de la zona lumbar". Entre estos consejos de los expertos también hay hueco para una medida tradicional: los baños con agua caliente y agua fría. “El contraste de temperaturas nos ayudará a reducir la inflamación después de llevar tacones”, afirma Montse Martínez antes de recomendar, también, olvidarnos de los zapatos altos durante unos días. “Un calzado ancho, con no más de dos o tres centímetros de tacón y una buena mortiguación en la suela" será, según ella, una mejor opción.
¿Te duelen los pies con solo mirar tus zapatos favoritos? ¿Tus pies se deslizan hacía delante cuando llevas zapatos altos de tacón o hacía fuera con zapatos planos? ¿Estás locamente enamorada de tus sandalias de verano pero son demasiado incómodas para usarlas todo el día? No te dés por vencido porque las siguientes almohadillas harán que tus zapatos sean más cómodos de llevar.  
×