Realizar ejercicios específicos para fortalecer tus pies es la mejor manera de empezar a prepararlos para el uso del tacón. Para ello realiza ejercicios de estiramientos de la musculatura del pie y de la pantorrilla y ejercicios de fortalecimiento de dedos y tobillo con una frecuencia de  tres o cuatro veces al día durante dos semanas antes de la fecha de tu evento.
Y es que a la tortura de llevar el pie prácticamente de puntillas se puede sumar la de llevar los dedos apretados debido a la punta estrecha. Esto ocurre sobre todo con los stilettos. Para evitar la doble tortura, busca zapatos de tacón alto que tengan la zona del principio del empeine ligeramente abombada para que haya sitio para todos tus dedos (sí, la mayoría de las mujeres tenemos cinco dedos, aunque muchos fabricantes parecen haberlo olvidado).
Sabemos que por más que te duelan los pies, jamás reemplazarás tus preciados tacones por unas flats. Es verdad que la mujeres tenemos una severa adicción por los zapatos, pero también es verdad que después de poco tempo de ponernos los tacones, tenemos dolores insoportables en los pies. Como sabemos que no estás dispuesta a renunciar a ellos, checa estos tips para hacer que los momentos con tus tacones sean menos dolorosos. 
Son los preferidos por el 89% de las españolas para acudir a fiestas o eventos. Y aunque las tendencias coinciden cada vez más en diseños que estilizan sin elevarnos a demasiados centímetros, los zapatos de tacón alto han protagonizado las frases más célebres de diseñadores como Roger Vivier, Coco Chanel o Manolo Blahnik. Sin embargo, mientras para muchas de nosotras el estilo se multiplica sobre unos stilettos, también aumentan las posibilidades de que nuestros pies y espalda sufran, a menos que se sigan algunas recomendaciones de los expertos. Sugerencias que por cierto, ponen en práctica algunas de las mujeres más deseadas del mundo. Meghan Markle, entre ellas.

A todas nos encantan los tacones. Estilizan la silueta, las piernas parecen kilométricas y crean los mejores outfits. Pero a ninguna nos gusta andar con ellos (ni a las celebrities, lo que demuestran sus caídas más memorables). Pero no te preocupes, si tienes en cuenta nuestros trucos, aprenderás a caminar con tacones altos en tiempo récord. Solo necesitarás un poco de práctica, así que toma nota y súbete a las alturas con los tacones más fashion de esta primavera 2018. 
Hace diez días de octubre, pero como podéis imaginar no he tenido mucho tiempo para subir la foto del calendario. Este fue uno de los descartes, en la definitiva estoy haciendo el robot. La foto, como siempre, de @beigott_noemielias. Y os digo una cosa, el próximo #zcalendario seguramente sea de los más bonitos que hemos hecho. En nada se podrá reservar en la web de @zaharamania #lacreaciondeadan #girasanta
Muchas chicas me habéis preguntado cómo hago para andar con tacones. Como a la mayoría de las chicas me encantan los tacones, nunca tengo suficientes, pero muchas de vosotras no os atrevéis a sacarlos de casa por lo dolorosos que pueden llegar a ser. Además, no hay nada peor que ver a una mujer que está acostumbrada a zapato plano intentar andar con stilettos, andando como patitos. Como todas, yo ...
Después de leer este artículo con todos estos consejos y de haber visualizado los dos vídeos que he escogido para ti, estoy segura que podrás conseguir caminar con tacones altos como si fueses toda una profesional experimentada con tacones. Estoy segura que podrás disfrutar de tus tacones y sobre todo, de tu estilo único y personal. ¿Ya sabes qué zapatos de tacón te quieres poner hoy?
Caminar con tacones también endurece tus tendones de Aquiles, que anclan los músculos de la pantorrilla a tus talones, haciendo que sus pantorillas se contraigan. Si has llevado tacos altos por períodos prolongados, es posible que tengas problemas para caminar naturalmente una vez que te lo dejas de usar. (Se puede trabajar para compensar esta rigidez flexionando los pies descalzos--varias veces a lo largo del día).
Al día siguiente, sí, al día siguiente estaba tan envalentonada y decidí pasar el día con esos tacones. Esta iba a ser la prueba de fuego. Todavía no había llegado el frío entonces fue una experiencia de lo más placentera. Hice todos los trámites del día caminando. Siempre los hago caminando, pero ni en un millón de años se me hubiese ocurrido hacerlos subida a mis taconcitos. 
×