Por evidente que parezca, si en lugar de empeñarte en calzar unos salones de 13 centímetros optas por una altura inferior, el dolor decrecerá proporcionalmente a la disminución de curvatura a la que se someta el pie. Aunque Manolo Blahnik, el mejor embajador del calzado español en el mundo, confesaba que su altura favorita son los tres centímetros (es el llamado ‘Kitten heel’ o tacón de gatita que el mismo creó), con elegir la medida con la que te sientas cómoda será suficiente. Los tacones anchos también son más confortables (y aportan un toque ‘pop’).
Como alternativa extrema siempre queda la cirugía. Estamos ante el truco menos recomendable, pero lo cierto es que existe un tipo de operación en la que se inserta grasa en el talón del pie (que se extrae de otras zonas del cuerpo como el vientre) y que hace un ‘efecto almohadilla’ permanente (al menos hasta que la grasa sea absorbida por el cuerpo y sea necesaria una nueva intervención). Este tratamiento quirúrgico se realiza en una hora y solo precisa de anestesia local.
Accesorios Bodas Cabello Cabello largo Capas Colecciones Colores Consejos Cortes de pelo Cómo vestir Dietas Diseño de uñas Día de San Valentín Ejercicios Fiestas Gorditas Manicure Manualidades Maquillaje Maquillaje de ojos Maquillaje para Novias Maquillajes Moda Ojos Ojos marrones Otros Outfits Pareja Paso a paso Peinados Peinados de novia Peinados en capas Peinados recogidos Pelo corto Pelo largo Piel Primavera Salud Trajes Trenzas Tutoriales Uñas Verano Vestidos Zapatos
×