Como alternativa extrema siempre queda la cirugía. Estamos ante el truco menos recomendable, pero lo cierto es que existe un tipo de operación en la que se inserta grasa en el talón del pie (que se extrae de otras zonas del cuerpo como el vientre) y que hace un ‘efecto almohadilla’ permanente (al menos hasta que la grasa sea absorbida por el cuerpo y sea necesaria una nueva intervención). Este tratamiento quirúrgico se realiza en una hora y solo precisa de anestesia local.

Pero que nadie te engañe: TODAS tenemos el mismo problema, aguantar sin rendirnos ante el dolor que supone muchas horas subidas a este altar. Para alargar la resistencia de cada una hay trucos, accesorios… ¡y hasta operaciones para solucionar el problema! ¿Sabías que el Loub Job (un dudoso honor hacia el nombre del célebre zapatero Christian Loubutin y sus incomodos zapatos) es una popular intervención que consiste en inyectar ácido hialurónico en la planta del pie para poder resistir sus Pigalle de 12 centímetros sin plataforma, claro?
Pero que nadie te engañe: TODAS tenemos el mismo problema, aguantar sin rendirnos ante el dolor que supone muchas horas subidas a este altar. Para alargar la resistencia de cada una hay trucos, accesorios… ¡y hasta operaciones para solucionar el problema! ¿Sabías que el Loub Job (un dudoso honor hacia el nombre del célebre zapatero Christian Loubutin y sus incomodos zapatos) es una popular intervención que consiste en inyectar ácido hialurónico en la planta del pie para poder resistir sus Pigalle de 12 centímetros sin plataforma, claro?

Las plantillas de gel resuelven muchos problemas derivados del uso de tacones. Por una parte previenen que los dedos se contraigan y de ese modo evitan las ampollas. Busca plantillas para tacones con la forma del arco del pie que alivian la presión que se ejerce en ese lugar. Si tus dedos constantemente se deslizan a la parte delantera de tu calzado puedes comprar almohadillas diseñadas especialmente para afirmar tu pie.

Independientemente de que seas gorda o delgada, el hecho es que cuando te pones tacones, el centro de gravedad de tu cuerpo se desplaza hacia delante. Como explica la podóloga Krista Archer, esta inclinación antinatural se traduce en una tensión adicional en los tendones y ligamentos de las rodillas. ¿Te duelen a menudo? Has tenido suerte porque, en tu caso, no tienes que abandonar las maratones ni el deporte, simplemente usar zapatos planos. 
Accesorios Bodas Cabello Cabello largo Capas Colecciones Colores Consejos Cortes de pelo Cómo vestir Dietas Diseño de uñas Día de San Valentín Ejercicios Fiestas Gorditas Manicure Manualidades Maquillaje Maquillaje de ojos Maquillaje para Novias Maquillajes Moda Ojos Ojos marrones Otros Outfits Pareja Paso a paso Peinados Peinados de novia Peinados en capas Peinados recogidos Pelo corto Pelo largo Piel Primavera Salud Trajes Trenzas Tutoriales Uñas Verano Vestidos Zapatos
×