Todos los zapatos de baile están especialmente diseñados para apoyar los pies y el cuerpo de la bailarina, absorber los golpes y permitir que los pies de la bailarina se muevan y flexionen de manera óptima para su estilo de baile. También están diseñados para proteger la pista de baile y evitar que los bailarines se deslicen y patinen, lo que puede ocasionar lesiones. El tacón de zapato de baile también debe estar optimizado para el baile latino.
Cuando te mires unos zapatos de tacón comprueba que se mantienen de pie por sí solos… Parece una tontería, pero hay taconazos que cuando los dejas solos en el suelo y les das un ligero toque en la zona del talón tiemblan y se tambalean, o incluso se caen. O sea que, aunque la dependienta te mire raro, antes de probártelos, déjalos en el suelo y dales un pequeño toque con el dedo para comprobar su estabilidad. Si no tiemblan, la horma es buena.
Muchas veces tengo la sensación de que por el echo de ser bajita o llamémoslo talla petite estoy condenada a llevar tacones de por vida, a sufrir de vez en cuando de esos interminables dolores de pies y de lo que es peor, seguir pareciendo bajita igualmente. Si alguna vez te has sentido así, esta claro que por más que quieras la altura no la vas a cambiar, es la que tienes. Pero podemos sacarn ...
Este es sin duda un remedio original aunque muy efectivo. En la práctica, esta operación hace que la presión de los nervios se alivie entre los dedos de los pies, que es lo que causa el dolor en el antepié, es decir, la planta anterior del pie. Digamos que este truco hace que el dolor aparezca mucho más tarde de lo habitual y lo hace más llevadero. Pero este no es un verdadero milagro porque el dolor tarde o temprano aparecerá de todos modos, ¡al menos si no te quitas los zapatos primero!
"Los tacones deben ser muy altos para poner la belleza de la mujer en un pedestal", decía Vivienne Westwood. Con una declaración así, ¿cómo nos vamos a resistir? Los zapatos con tacón de aguja son el compañero más fiel de los looks de fiesta. Estilizan, nos elevan el culete como si en los últimos meses nos hubiéramos matado en el gimnasio haciendo sentadillas y nos suben la moral. Nos sentimos más atractivas con ellos a pesar de que sabemos que nuestra relación está más abocada al fracaso que la de 'Romeo y Julieta'.
×