“Antes muerta que sencilla“, aunque coja… La imagen seguro que la recuerdas. Regreso a casa tras una larga jornada con los zapatos en la mano y cuando te quitas los tacones ¡no reconoces tus pies! Hinchados, doloridos, con rozaduras ¡Qué horror! Y te preguntas ¿ha merecido la pena tanto sufrimiento? Pues la respuesta debe ser que sí, porque lo volverás hacer y “lo sabes”
La suerte nos acompaña estas últimas temporadas en las que se llevan los tacones gruesos, ya que al tener una base mucho más ancha reparten mejor el peso y resulta más fácil caminar con ellos. Si a esto le sumamos una plataforma delantera, el resultado será una comodidad parecida a la de las zapatillas del gimnasio (esta última frase repítela como un mantra, el poder de tu mente es infinito).
No todos los zapatos de tacón son aptos para cualquier chica como tampoco el tacón más cómodo es siempre el más bajito. Hay que tener en cuenta una serie de factores personales y de estilo a la hora de comprar un par de zapatos de tacón que sean cómodos. Por eso, te ofrecemos algunos consejos para acertar con tu compra y poder lucirlos sin incómodas molestias.
Molestias leves o severas en los pies como hinchazón, callos o durezas, problemas más serios en los huesos como juanetes o dedos en garra, esguinces o incluso dolor de espalda son algunas de los riesgos que los taconazos tienen para la salud. Por supuesto, la única forma de evitar completamente los peligros es no abusar de los stilettos, pero los expertos recomiendan cómo deberían ser unos zapatos altos para minimizar los daños. “El tacón debe tener, como máximo, cinco centímetros y ha de ser ancho y preferiblemente de cuña”, recomienda el podólogo. Una suela de goma con amortiguación suficiente para reducir la agresión del impacto también es requisito en estos tacones con aval médico.
Hola! Yo soy un chico de 28 años y siempre me ha gustado usar tacones, desde los 5 años, creo! Es cierto que es más difícil caminar con tacones de aguja, pero el truco es apoyar el peso en la punta y no en el tacón, ya que aparte de gastar las tapas innecesariamente podemos caer y lastimarnos. La gracia al caminar se va adquiriendo con la práctica y es muy útil copiar ó imitar los movimientos de alguna ó varias mujeres que lo hagan bien.
A todas nos encantan los tacones. Estilizan la silueta, las piernas parecen kilométricas y crean los mejores outfits. Pero a ninguna nos gusta andar con ellos (ni a las celebrities, lo que demuestran sus caídas más memorables). Pero no te preocupes, si tienes en cuenta nuestros trucos, aprenderás a caminar con tacones altos en tiempo récord. Solo necesitarás un poco de práctica, así que toma nota y súbete a las alturas con los tacones más fashion de esta primavera 2018. 
A no todas las mujeres les sientan bien los mismos zapatos, por lo que es necesario que tengas en cuenta cuáles son mejores para ti y con cuáles te sientes más cómoda al caminar con tacones. De esta manera, si sabes escoger los zapatos que te sientan bien y que además te hacen sentir bien, podrás acabar la noche sin ampollas en tus pies y sin tener que llevar los zapatos planos en el bolso.
A veces, la sudoración del pie, combinada con la fricción causada por una “caminata, puede causar ampollas, especialmente si usas zapatos sin calcetines. Usa talco antes de usar zapatos y de este modo reducirás la probabilidad de sufrir ampollas desagradables. No cuesta demasiado y simplemente puedes aplicarlo con una sola pasada ya que el efecto puede durarte para varias “caminatas”
Como alternativa extrema siempre queda la cirugía. Estamos ante el truco menos recomendable, pero lo cierto es que existe un tipo de operación en la que se inserta grasa en el talón del pie (que se extrae de otras zonas del cuerpo como el vientre) y que hace un ‘efecto almohadilla’ permanente (al menos hasta que la grasa sea absorbida por el cuerpo y sea necesaria una nueva intervención). Este tratamiento quirúrgico se realiza en una hora y solo precisa de anestesia local.
×