Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar y mejorar la navegación, recopilar información estadística de tu navegación y mostrarte contenidos y publicidad relacionados con tus preferencias. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información en nuestra Política de Cookies.. Utilizamos cookies para facilitar y mejorar la navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información
Sabemos que por más que te duelan los pies, jamás reemplazarás tus preciados tacones por unas flats. Es verdad que la mujeres tenemos una severa adicción por los zapatos, pero también es verdad que después de poco tempo de ponernos los tacones, tenemos dolores insoportables en los pies. Como sabemos que no estás dispuesta a renunciar a ellos, checa estos tips para hacer que los momentos con tus tacones sean menos dolorosos. 
También es muy importante que tus zapatos sean de calidad y que no estén flojos. Antes de comprar unos zapatos de tacón deberás asegurarte que el tacón esté fuerte, que tengas un buen respaldo y que el material sea confortable. Pero lo más importante de todo es que sientas que tienes el pie bien sujeto todo el tiempo sin que exista ningún tipo de fricción que pueda causarte heridas. A veces comprar plantillas de gel es una buena idea para poder sentir más comodidad.
Truco: llena con agua dos bolsas de plástico pequeñas (por ejemplo las específicas para congelados), ponlas dentro de los zapatos y guárdalos en el congelador. El tamaño de las bolsas aumentará cuando el agua se solidifique y los zapatos cederán. Además, al ponértelos su forma se irá adaptando a la de tu pie (con el plus del efecto frío para mejorar la circulación). Otra variante es sustituir las bolsas de agua por papel de periódico.
En el supermercado la gente me miraba raro y confieso que me reía por dentro porque cargar bolsas con tacones es algo que no se ve todos los días. Tres horas más tarde volví a casa y no me dolían los pies. Casi no daba crédito a lo que sucedía y pensé que tal vez era porque esos zapatos siempre fueron cómodos, dentro de lo cómodo que puede ser un stiletto (aclaro que elegí este modelo de zapatos porque son los más incómodos y difíciles de caminar de todos).
Recuerda que dar un descanso a tus pies es muy importante, así que cuando sea posible, siéntate. Sin embargo, no te quites los tacones, ya que tus pies pueden hincharse y volvérselos a poner será misión imposible (o tortura posible). Y no te preocupes, no estás sola. Las celebrities también se quitan los tacones siempre que pueden, como Tiffany Haddish y Maya Rudolph durante la gala de los premios Oscar 2018. 
×