La cantante y modelo australiana Iggy Azalea caminó más de un kilómetro en sus Louboutins pero, ¿te imaginas lo que sería caminar aunque sea un par de cuadras en un zapato así? Es increíble que usemos voluntariamente zapatos que a veces nos dañan tanto que la única solución que nos dejan es poner los pies en agua fría. Y aún así nos es imposible renunciar a los tacos: nos alargan las piernas, hacen que luzcan las pantorrillas y nos dan ese toque de altanería al hacerlos sonar contra una superficie dura.


Usted puede odiar la idea de dañar deliberadamente sus nuevos zapatos hermosos, pero si tiene un desliz y tuerce el tobillo en ellos, entonces va a doler. Antes de salir, raspar el fondo de los nuevos zapatos de ellos raspando por una acera o tomar un poco de papel de lija para las plantas. Esto ayudará a que deje de resbalar en superficies lisas o pulidas.
Si tus zapatos de tacón son de lo más alto, apuesta por las plantillas y almohadillas especiales de silicona que se colocan en una de las partes del zapato y alivian las molestias provocadas por los tacones. Recuerda que unos tacones con plataforma siempre serán más cómodos. Y durante el verano apuesta por unas cuñas o alpargatas de cuña para disfrutar de los días (y noches) sin sufrir. 
1. Camina dando pequeños pasos y apoyando primero el talón y luego los dedos. Parece obvio (y lo es), pero uno de los errores que contribuye a que los tacones nos resulten incómodos es que, a veces, tenemos tendencia a caminar como si lo hiciéramos con bailarinas. Si sigues la pauta adecuada, conseguirás también mantener el equilibrio y la postura correcta.
Hola chicas! Yo soy un chico de 28 años y siempre me ha gustado usar tacones, desde los 5 años, creo! Es cierto que es más difícil caminar con tacones de aguja, pero el truco es apoyar el peso en la punta y no en el tacón, ya que aparte de gastar las tapas innecesariamente podemos caer y lastimarnos. La gracia al caminar se va adquiriendo con la práctica y es muy útil copiar ó imitar los movimientos de alguna ó varias mujeres que lo hagan bien.
¿Te duelen los pies con solo mirar tus zapatos favoritos? ¿Tus pies se deslizan hacía delante cuando llevas zapatos altos de tacón o hacía fuera con zapatos planos? ¿Estás locamente enamorada de tus sandalias de verano pero son demasiado incómodas para usarlas todo el día? No te dés por vencido porque las siguientes almohadillas harán que tus zapatos sean más cómodos de llevar. 
×