Sin embargo, aguantarlos durante todo el día o la noche no resulta nada sencillo. Por eso, son muchas las veces que las mujeres prefieren recurrir a un zapato plano, renunciando a los beneficios que ofrecen un buen par de tacones. No obstante, existen decenas de trucos que harán que quites el miedo a esos preciosos stilettos que aún no te has atrevido a lucir. Aquí te proponemos 7 remedios infalibles.
hola chicas soy un artista transformista y la verdad me costaba mucho trabajo caminar con zapatillas del 12 o mas y la verdad si llegan a cansar mucho los pies pero para poderr caminar correctamente apoyen la parte delantera y muevan la cadera hacia el mismo lado que den el paso y los hombros contrarios a la cadera eso se ve super nice y por supuesto mas en ustedes que son mujeres es importante que utilicen tacones que puedan aguantar su peso y no les duelan tanto los pies despues estirar las rodillas y la espalda es practica chicas no es nada mas¡¡¡¡¡

Si estás dispuesta a sacrificar un poquito de altura por la oportunidad de caminar con soltura, te recomendamos la posibilidad de acortar un poco el taco. Por unos 15 dólares las zapaterías especializadas en Nueva York pueden cortar una porción de la punta. Según uno de los dueños de estas tiendas, Steve, lo máximo que sacan es “una pulgada”. Más allá de eso te haría notar la diferencia al caminar.


Caminar con tacones también endurece tus tendones de Aquiles, que anclan los músculos de la pantorrilla a tus talones, haciendo que sus pantorillas se contraigan. Si has llevado tacos altos por períodos prolongados, es posible que tengas problemas para caminar naturalmente una vez que te lo dejas de usar. (Se puede trabajar para compensar esta rigidez flexionando los pies descalzos--varias veces a lo largo del día).

- Ejercicios para fortalecer: si realizas ejercicios que estiren los músculos y los fortalezcan te será más fácil aguantar los tacones. Apoya la zona delantera de tus pies en un escalón y baja los talones sin caerte, ni separarte. Otra opción es ponerse de puntillas y estirarse hacia arriba o flexionar la pierna delantera mientras estiramos la trasera, para después cambiar la colocación de las piernas.
7.4 - Se adjunta como Anexo 1 el modelo de Autorización para la recolección y el tratamiento de los datos personales con el propósito de informar y permitir el acceso de información de DAFITI, sus subsidiarias, vinculadas, filiales, terceros aliados comerciales y los aliados de estos, relacionada con servicios, ofertas, productos, alianzas, concursos, estudios y contenidos.
Es importante que mimes a tus pies antes de someterlos a un uso prolongado de zapatos de tacón, ésto reducirá drásticamente las posibles molestias: un tratamiento exfoliante, masajes relajantes, una pedicura a fondo para evitar las durezas. Todo ello siempre hecho unos días antes, ¡nunca el día del evento! Ello sumado a una correcta hidratación conseguirá que tengas totalmente preparados a tus pies para el uso del tacón.
"Qué tipazo ¡y vaya culo!", probablemente hayas exclamado al verte en un espejo con las alzas colocadas. Nadie lo discute, con tacones el trasero parece más respingón y durito, y además sacamos pecho. Pero esto ocurre porque al elevarte desde las puntas de los pies la pelvis se ve obligada a inclinarse para que, básicamente, tu cuerpo no caiga en picado contra el suelo. 

Como alternativa extrema siempre queda la cirugía. Estamos ante el truco menos recomendable, pero lo cierto es que existe un tipo de operación en la que se inserta grasa en el talón del pie (que se extrae de otras zonas del cuerpo como el vientre) y que hace un ‘efecto almohadilla’ permanente (al menos hasta que la grasa sea absorbida por el cuerpo y sea necesaria una nueva intervención). Este tratamiento quirúrgico se realiza en una hora y solo precisa de anestesia local.
×