Al caminar con tacones la figura femenina realza sus atributos. Se dibujan con gracia y sutileza, se contonean las curvas con cada paso que das. Se supone que estas características se destacan aún más con el uso de zapatos con tacones altos, ¿pero realmente estamos logrando el objetivo de estilizar y destacar nuestros atributos al caminar? No es fácil hacerlo de la forma adecuada, un paso en falso ...
Si, a pesar de todo, tus pies se resisten a aguantar los tacones, la cirugía también ha encontrado un posible remedio. Menos casero y más extremista que los anteriores, es el injerto de grasa en el talón, procedente de otra zona del cuerpo como el vientre o las nalgas. Esta grasa crea un efecto almohadilla en la planta considerablemente duradero. Además, la operación tiene una duración de sólo una hora y se realiza con anestesia local.
También conocida como “segunda piel”, “la piel de topo” no es cuero del animal (afortunadamente) sino que franela de algodón suave con forro adhesivo. Se vende en láminas y la puedes encontrar en la mayoría de las farmacias o pedirla a medida para tus pies. Se amolda a tus pies mejor que los vendajes y a diferencia de estos no se saldrá a mitad de la jornada.

Y es que a la tortura de llevar el pie prácticamente de puntillas se puede sumar la de llevar los dedos apretados debido a la punta estrecha. Esto ocurre sobre todo con los stilettos. Para evitar la doble tortura, busca zapatos de tacón alto que tengan la zona del principio del empeine ligeramente abombada para que haya sitio para todos tus dedos (sí, la mayoría de las mujeres tenemos cinco dedos, aunque muchos fabricantes parecen haberlo olvidado).
Pues bien, en Grazia hemos decidido ejercer de hadas madrinas y echarte un cable para consigas bailar hasta el amanecer. ¡Pero tranquila!, que las nuestras son soluciones que no implican pasar por quirófano. Esta vez hemos preferido preguntar trucos y secretos a las expertas en la materia: las shoe addicts que pasan muchas horas sobre ellos. Toma nota… ¡y a danzar!

Por evidente que parezca, si en lugar de empeñarte en calzar unos salones de 13 centímetros optas por una altura inferior, el dolor decrecerá proporcionalmente a la disminución de curvatura a la que se someta el pie. Aunque Manolo Blahnik, el mejor embajador del calzado español en el mundo, confesaba que su altura favorita son los tres centímetros (es el llamado ‘Kitten heel’ o tacón de gatita que el mismo creó), con elegir la medida con la que te sientas cómoda será suficiente. Los tacones anchos también son más confortables (y aportan un toque ‘pop’).
hola tener mucha paciencia ponerselos por tiempos y veran que poco a poco se logra no creo recomendable usar primero unos tacones medianos es mejor comenzar con unos altos primero por ratos ya que cuando se logra se puede manejar los otras tacones facilmente por experiencia al principio me costo el quilibrio o poder caminar con elegancia otro error es que apoyaba la parte frontal esto hace que se canse el pie las piernas y no puedas caminar con elegancia contrario si apoyas primero la parte del tacon o sea la parte alta del zapato el taco propiamente y te dejas ir veras que te relajas y comienzas a caminar elegante pero lo cierto es que lleva sus dias aprender a soltarse pero una ve los cambios lo importante es usarlos una y otra vez al principio por ratos y luego alargar el tiempo en la casa o en un trabajo luego te pones unos bajos cuando manejes bien en espacios bajo techo entonces trate ya de salir a la calle manteniendo un punto fijo con pasos cortes y llevando consigo otros zapatos bajos para cambiártelos en el momento que no puedas mas porque todo esto es un proceso si los tacones son 10 pero se puede yo me siento contenta porque al principio creí que no lo lograría fue que compre varios pares de muy buena calidad en oferta de 25mil a 4000 compre varios pares divinos pero eran muy altos mi modo he tenido que aprender y que no soy ya tan joven cronologiamente
Hola chicas!!! Yo soy adicta a los tacones, y lo del dolor de pies yo creo ke no se puede evitar, si estas mucho tiempo en tacones, te acabaran doliendo los pies, pero podemos aliviar la situación, venden unas punteras en las tiendas de ropa interior, ke son como de medias pero con la suela de esponja, entonces al echar el peso en la parte delantera del zapato, cae sobre la esponja y no sobre la parte dura del tacon, y otro truco, es antes de estrenarlos meterlos en una bolsa de plástico con un nudo y al congelador durante una noche, asi pierden un poco la rigidez de los zapatos nuevos pero no se estropean, BESOS
Como alternativa extrema siempre queda la cirugía. Estamos ante el truco menos recomendable, pero lo cierto es que existe un tipo de operación en la que se inserta grasa en el talón del pie (que se extrae de otras zonas del cuerpo como el vientre) y que hace un ‘efecto almohadilla’ permanente (al menos hasta que la grasa sea absorbida por el cuerpo y sea necesaria una nueva intervención). Este tratamiento quirúrgico se realiza en una hora y solo precisa de anestesia local.
"Los tacones deben ser muy altos para poner la belleza de la mujer en un pedestal", decía Vivienne Westwood. Con una declaración así, ¿cómo nos vamos a resistir? Los zapatos con tacón de aguja son el compañero más fiel de los looks de fiesta. Estilizan, nos elevan el culete como si en los últimos meses nos hubiéramos matado en el gimnasio haciendo sentadillas y nos suben la moral. Nos sentimos más atractivas con ellos a pesar de que sabemos que nuestra relación está más abocada al fracaso que la de 'Romeo y Julieta'.
Si tus zapatos de tacón son de lo más alto, apuesta por las plantillas y almohadillas especiales de silicona que se colocan en una de las partes del zapato y alivian las molestias provocadas por los tacones. Recuerda que unos tacones con plataforma siempre serán más cómodos. Y durante el verano apuesta por unas cuñas o alpargatas de cuña para disfrutar de los días (y noches) sin sufrir. 
Al caminar con tacones la figura femenina realza sus atributos. Se dibujan con gracia y sutileza, se contonean las curvas con cada paso que das. Se supone que estas características se destacan aún más con el uso de zapatos con tacones altos, ¿pero realmente estamos logrando el objetivo de estilizar y destacar nuestros atributos al caminar? No es fácil hacerlo de la forma adecuada, un paso en falso ...
Lo que más importa cuando caminas con tacones es que tengas confianza contigo misma para poder demostrar al mundo lo hermosa que eres con y sin tacones. Puedes fingir esta confianza el tiempo que sea necesario mientras caminas con tacones con los trucos que estás encontrando en este artículo. Recuerda que la mujer más bella es la que más confía en sí misma.
×