1) Si compras zapatos de tacón, intenta que te ajusten correctamente. Lógico ¿no?, pero, ¿cuántos zapatos de tacón tienes que te hacen resbalar los pies hacia delante, dejando un hueco en el talón de uno o dos centímetros y creando presión y dolor en el dedo gordo del pie?. Para evitar esto, hay que comprar zapatos que te ajusten y sujeten al pie, pero que no aprieten. Para ello tiene que ser cerrados y si son sandalias, que tengan tiras que se aten alrededor del tobillo.
Siempre hay una fiesta o una ocasión especial que nos permite llevar tacones, aunque no aguantemos el dolor de pies. Estas molestias podrían ser causadas por enfermedades, deformidades o, simplemente, por usar un calzado que no es para ti. Incluso, puede ser generado por un virus, hongo o bacteria, sin la necesidad que el tipo de zapato que usemos influya.
Qué descanso, ¿verdad? No solo eso: no te haces ni la menor idea del bien que conseguirás para la salud de tus pies, tus piernas, tu espalda e incluso tu bolsillo. Por si aún no te has decidido del todo a descender unos centímetros, toma nota de los beneficios reales que disfrutarás al quitarte los elevados zapatos. Vamos, que ni Cenicienta regresaría a por el maldito tacón extraviado, por muy macizo que estuviese el príncipe. 

Estilizan y elevan el espíritu, acompañan los mejores looks de fiesta… pocas cosas potencian tanto el sex appeal, en cuestión de segundos, como unos cuantos centímetros sobre unos zapatos de tacón. Pese al triunfo del zapato plano (gracias por ello, dios de las tendencias), el tacón sigue siendo el accesorio fetiche para muchas mujeres: imprescindible en el día a día de muchas workaholics fashionistas o en las noches de las divas más fiesteras.


A veces cometemos el error de comprar el zapato un poquito más grande pensando que evitaremos rozaduras, pero nada más lejos de la realidad. Lo único que conseguirás será que el pie resbale hacia delante, con lo que el peso recaerá sobre los dedos, irás incómoda y no habrás evitado el riesgo de rozaduras. Compra siempre tu talla para poder ir cómoda y evitar problemas.
La suerte nos acompaña estas últimas temporadas en las que se llevan los tacones gruesos, ya que al tener una base mucho más ancha reparten mejor el peso y resulta más fácil caminar con ellos. Si a esto le sumamos una plataforma delantera, el resultado será una comodidad parecida a la de las zapatillas del gimnasio (esta última frase repítela como un mantra, el poder de tu mente es infinito).
Cuando te mires unos zapatos de tacón comprueba que se mantienen de pie por sí solos… Parece una tontería, pero hay taconazos que cuando los dejas solos en el suelo y les das un ligero toque en la zona del talón tiemblan y se tambalean, o incluso se caen. O sea que, aunque la dependienta te mire raro, antes de probártelos, déjalos en el suelo y dales un pequeño toque con el dedo para comprobar su estabilidad. Si no tiemblan, la horma es buena.
Para decir lo obvio aquí, pero cuanto más se asciende, el dolor! Los expertos dicen que los talones de una pulgada o dos están muy bien, pero cada vez que van a obtener el dolor en el territorio. Tacones de cuatro pulgadas van a ejercer presión sobre las puntas de los pies y, potencialmente, apretar los dedos de los pies, así que evite el uso de tacones muy altos, si se quiere evitar el dolor!
Usted puede odiar la idea de dañar deliberadamente sus nuevos zapatos hermosos, pero si tiene un desliz y tuerce el tobillo en ellos, entonces va a doler. Antes de salir, raspar el fondo de los nuevos zapatos de ellos raspando por una acera o tomar un poco de papel de lija para las plantas. Esto ayudará a que deje de resbalar en superficies lisas o pulidas.

Entre más altos sean los tacones, ¡más altos serán tu estilo y éxito! Y es que no sabemos el secreto detrás de este accesorio, pero desde el momento en que te los pones, tanto tu altura como tu actitud se elevan. ¡Incluso hasta mejoran la forma de tus piernas y figura! ¡Que las calles se conviertan en tu pasarela y conoce los mejores tips para ser una pro en el arte de los tacones! 
El zapato debe sentirse cómodamente ajustado pero sin apretar ninguna zona y, sobre todo, debes sentirlo confortable en la planta del pie. Para que tus tacones cómodos sean un hecho, elige zapatos con talón algo estrecho para evitar presión de dedos al irse demasiado adelante del zapato y que haya un pulgar de ancho entre la punta del pie y la zona delantera del zapato.
1. Aflójalos antes de viajar con ellos: "no esperes hasta que estés de vacaciones para usar tus zapatos nuevos. No es una buena idea usar sus propios pies para desgastar los zapatos si los llevas por primera vez. Esto puede causar cortes, ampollas y dolor ", explicó la Dra. Jacqueline Sutera. En su lugar, trata de usar tus zapatos nuevos por un par de horas dentro de casa y puedes usar un poco de relleno para aliviar los puntos apretados. De esta manera, para cuando tus vacaciones lleguen, tus zapatos se habrán aflojado un poco y tus pies te lo agradecerán.
Bueno la verdad q caminar con tacones es cuestion de costumbre ya q si uno desea usar hay q practicar en casa 2 0 3 horas para acostumbrarse a caminar con elegancia y sensualidad nosotras las mujeres por lo regular siempre los hombres nos voltean a ver y nuestro paso tiene q ser segura al caminar por eso chicas yo les digo q aprendan a usar tacones altos no se desesperen practiquen en casa y al salir no caminen demasiado solo des una vuelta a la manzana por unos 15 dias hasta q te acostumbres a los tacos altos y luego podras caminar mas lejos tambien puedes bailar en casa con un hermano y mirarte al espejo para ver como son tus movimientos hasta q los logres dominar a la perfeccion veras q no te costara todo es cuestion de disciplina y dedicacion buena suerte a todas las q por primera vez lo hagan chao chicas.
×