Llevar zapatos de tacón puede llegar a ser doloroso. Todas lo sabemos, pero no queremos dejar de llevarlos. Según los expertos, la altura perfecta es de 3,5 cm, así que intenta apostar por unos botines de lo más fashion antes de hacerte con unos stilettos. Sin embargo, si tienes que optar por unos tacones, olvídate de los que miden más de 10 cm. Los zapatos que superan esta altura causan inestabilidad en el tobillo y pueden dañar tus pies. 
Y es que a la tortura de llevar el pie prácticamente de puntillas se puede sumar la de llevar los dedos apretados debido a la punta estrecha. Esto ocurre sobre todo con los stilettos. Para evitar la doble tortura, busca zapatos de tacón alto que tengan la zona del principio del empeine ligeramente abombada para que haya sitio para todos tus dedos (sí, la mayoría de las mujeres tenemos cinco dedos, aunque muchos fabricantes parecen haberlo olvidado).
1. Si no estás acostumbrada a llevar tacones, no te pongas unos nuevos y altísimos para una fiesta por primera vez. No aguantarás ni media hora, estarás incómoda desde el principio y el dolor será insoportable. Opta por algo más cómodo como unos tacones de unos 5 o 6 centímetros como mucho. O incluso menos si te decantas por unos irresistibles kitten heels, que como bien decía su creador, Blahnik, los 3 cm son la altura perfecta. Te proponemos también unos tacones anchos y la comodidad estará más que garantizada.
Al caminar con tacones la figura femenina realza sus atributos. Se dibujan con gracia y sutileza, se contonean las curvas con cada paso que das. Se supone que estas características se destacan aún más con el uso de zapatos con tacones altos, ¿pero realmente estamos logrando el objetivo de estilizar y destacar nuestros atributos al caminar? No es fácil hacerlo de la forma adecuada, un paso en falso ...
Este truco seguramente gustara mucho a la comunidad femenina,  especialmente aquellas que no quieren usar tacones altos porque les causa dolor en los pies.  Con el mismo se puede reducir el dolor y entumecimiento en los dedos, y evitar el caminar doloroso con un simple truco. Los tacones altos sin duda se convertirán en tu mejor amigo después de saber esto.
Es fundamental elegir el número adecuado al comprar cualquier tipo de calzado, pero la tarea se hace imprescindible cuando se trata de los modelos de tacón. Si el zapato te queda un poco grande el pie se deslizará hacia delante, provocando presión y dolor sobre los dedos del pie (con ampolla incluida). En el caso de las sandalias, es conveniente que lleven algún tipo de sujeción (por ejemplo, pulsera en el tobillo).
hola! chikas…….. bueno para mi no es ningun problema caminar con tacones de heco me canso mas con los tacones mas bajitos para mi son muxo mejor los mas altos bueno mu consejo es: que practiquen y confien es ustedes mismas bueno poganse los tacones practicando a caminar as sentadillas con con los tacos un paso adelante una sentadilla y pa un lado.. ect. suena raro pero sirve…..

Otra cuestión a tener en cuenta para elegir unos zapatos de tacón es pensar en la posibilidad de que sean cuñas, que lleven algo de plataforma o en que vayan sujetos al tobillo para que resulten más cómodos, como los diseños de Elenovari, donde encontrarás una amplia y preciosa variedad de alpargatas de esparto, todas ellas realizadas de forma artesanal.
Al día siguiente, sí, al día siguiente estaba tan envalentonada y decidí pasar el día con esos tacones. Esta iba a ser la prueba de fuego. Todavía no había llegado el frío entonces fue una experiencia de lo más placentera. Hice todos los trámites del día caminando. Siempre los hago caminando, pero ni en un millón de años se me hubiese ocurrido hacerlos subida a mis taconcitos.
Recordemos esas míticas frases: "Para presumir hay que sufrir" (Todo el mundo, siempre), y "Los tacones son un doloroso placer" (Christian Louboutin, tenía que vender tacones). Y ahora admitamos una realidad: los tacones destrozan los pies. Duelen. Matan. Torturan. Pero... Son TAN bonitos y quedan TAN bien... Y los llevamos. ¡Sí! Porque son bonitos, porque nos hacen más altas, ...
Entre más altos sean los tacones, ¡más altos serán tu estilo y éxito! Y es que no sabemos el secreto detrás de este accesorio, pero desde el momento en que te los pones, tanto tu altura como tu actitud se elevan. ¡Incluso hasta mejoran la forma de tus piernas y figura! ¡Que las calles se conviertan en tu pasarela y conoce los mejores tips para ser una pro en el arte de los tacones! 
Lo que lees: resulta que de tanto caminar de puntillas, el talón y el tobillo trabajan tan unidos que en pocas ocasiones se extienden completamente en su longitud natural. Vamos, que te estás encogiendo pensando tú que eras la más alta del lugar. Aunque no sea un efecto inmediato, el hecho es que cuando dejas de usar tacones, tus músculos y articulaciones empiezan a desarrollarse en su totalidad y entonces, sí, las piernas se estiran sin necesidad de trucos. 
Por allí hay un conocido dicho popular que dice “para ser bella, hay que ver estrellas” y por esta razón muchas mujeres los utilizan sin importar el dolor que les cause. El problema es que este tipo de zapato puede generar a largo plazo problemas de cadera y de espalda, pero eso se puede evitar. Hoy te enseñaremos un sencillo truco que eliminará el problema del dolor en los pies sin mucho esfuerzo.
Molestias leves o severas en los pies como hinchazón, callos o durezas, problemas más serios en los huesos como juanetes o dedos en garra, esguinces o incluso dolor de espalda son algunas de los riesgos que los taconazos tienen para la salud. Por supuesto, la única forma de evitar completamente los peligros es no abusar de los stilettos, pero los expertos recomiendan cómo deberían ser unos zapatos altos para minimizar los daños. “El tacón debe tener, como máximo, cinco centímetros y ha de ser ancho y preferiblemente de cuña”, recomienda el podólogo. Una suela de goma con amortiguación suficiente para reducir la agresión del impacto también es requisito en estos tacones con aval médico.
Pues bien, en Grazia hemos decidido ejercer de hadas madrinas y echarte un cable para consigas bailar hasta el amanecer. ¡Pero tranquila!, que las nuestras son soluciones que no implican pasar por quirófano. Esta vez hemos preferido preguntar trucos y secretos a las expertas en la materia: las shoe addicts que pasan muchas horas sobre ellos. Toma nota… ¡y a danzar!
Sin importar la rutina de nuestros días, siempre existirá el momento en el que debemos caminar hacia algún lado. Por eso, si estamos usando los zapatos equivocados podríamos estar pasando nuestro sufriendo de ampollas, cortes o algo peor, como una lesión en el pie o de tobillo, pero esto tiene una solución. Diferentes podólogos han decidido revelar sus 5 consejos para hacer que nuestro calzado sea más cómodo para que lo uses sin problema alguno.
×